15/10/18

Teodora Vásquez galardonada con el Premio de derechos humanos Per Anger que otorga el Gobierno sueco


Hoy compatimos una noticia que nos llena de alegria: nuestra compañera y amiga Teodora Vásquez ha sido galardonada este 11 de octubre de 2018 con el premio sueco de derechos humanos Per Anger por su lucha tras pasar once años encarcelada por aborto. Un reconocimiento que nos anima a seguir luchando por los derechos de las mujeres y la despenalización del aborto en El Salvador.

Os reproducimos un extracto de la noticia aparecida en la portada de La Prensa Gráfica de El Salvador que también ha aparecido publicada en diferentes medios internacionales.

El jurado motivó el premio por la necesidad de llamar la atención sobre las "devastadoras" consecuencias que las "restrictivas" leyes contra el aborto de El Salvador tienen sobre las vidas de las mujeres y resaltó que Vásquez ha luchado por cambiar la legislación tanto mientras estaba encarcelada como después de ser liberada. En El Salvador, las mujeres que sufren complicaciones del embarazo que dan lugar a abortos espontáneos y mortinatos son habitualmente sospechosas de haberse practicado un aborto, prohibido en todas las circunstancias.

El jurado motivó el premio por la necesidad de llamar la atención sobre las "devastadoras" consecuencias que las "restrictivas" leyes contra el aborto de El Salvador tienen sobre las vidas de las mujeres y resaltó que Vásquez ha luchado por cambiar la legislación tanto mientras estaba encarcelada como después de ser liberada.

"Teodora del Carmen Vásquez ha convertido un dolor personal en fuerza para ayudar a otros. Seguir luchando tras diez años en prisión no es solo único, exige también mucho valor", señaló en un comunicado la presidenta del jurado, Ingrid Lomfors. En el escrito, Vásquez consideró el galardón "un símbolo para continuar la lucha por los derechos humanos de las mujeres".


El premio Per Anger fue creado en 2004 por el Gobierno sueco para promover los derechos humanos y la democracia y es entregado cada año por el Foro para la historia viviente, organismo que depende del Ministerio de Cultura, a propuesta de varias organizaciones no gubernamentales. Per Anger fue secretario de la legación diplomática sueca en Budapest y fue quien tomó la iniciativa para salvar a muchas personas de las persecuciones y ejecuciones durante la ocupación nazi de Hungría.

Vásquez dio a luz a un bebé muerto en 2007, después de sentir unos dolores repentinos y muy fuertes mientras estaba trabajando. El Ministerio de Justicia de El Salvador conmutó la condena de Teodora, pero no anuló la declaración de culpabilidad ni reconoció su inocencia.

En El Salvador, las mujeres que sufren complicaciones del embarazo que dan lugar a abortos espontáneos y mortinatos son habitualmente sospechosas de haberse practicado un aborto, prohibido en todas las circunstancias.

9/10/18

Taula rodona: ‘Què fou de les bandes? El ‘model Barcelona’, 13 anys després’

 
Tretze anys després de l’inici de l’anomenat model Barcelona, el procés de constitució en associacions culturals dels dos principals grups de joves llatins a la ciutat, Latin Kings & Queens i Ñetas, els protagonistes d’aquesta iniciativa pionera a Europa debaten els pros i contres i aborden la situació actual d’aquests grups a Catalunya.

 Hi participen Erika Jaramillo, expresidenta de la Organización Cultural de Reyes y Reinas Latinos de Cataluña; David Segarra, exportaveu de la Asociación Cultural, Musical y Deportiva Ñetas; Josep Maria Lahosa, exdirector dels serveis de Prevenció de l’Ajuntament de Barcelona; Lluís Paradell, dels Mossos d’Esquadra; David Brotherton, de la City University of New York, i Carles Feixa, de la Universitat Pompeu Fabra. Modera Sílvia Barroso, subdirectora del Diari ARA.

Joves llatins a Barcelona. Espai públic i cultura urbana, encarregat per l’Ajuntament de Barcelona a un equip dirigit per Carles Feixa. Durant la jornada les dues principals organitzacions juvenils del carrer -Latin Kings & Queens i Ñetas- van sortir a la llum i van proclamar la seva voluntat d’iniciar un camí de diàleg. Durant els dos anys posteriors es van constituir associacions que encara existeixen: la Organización Cultural de Reyes y Reinas Latinos de Cataluña i la Asociación Cultural, Musical y Deportiva Ñetas.

Aquest procés, en el qual van participar membres de tots dos grups, representants de l’administració, de les ONGs, dels cossos policials i del món acadèmic, va tenir repercusions internacionals, amb efectes a Itàlia, els Estats Units i l’Equador. Tretze anys després, amb motiu de l’inici del projecte d’investigació TRANSGANG (Bandes transnacionals com a agents de la mediació: experiències de resolució de conflictes en les organitzacions juvenils del carrer al sud d'Europa, nord d'Àfrica i Amèrica), convoquem als protagonistes a una taula rodona per debatre els pros i contres de l’anomenat model Barcelona i la situació actual dels grups llatins a Catalunya.


Activitat impulsada per la Universitat Pompeu Fabra i el Consell Europeu d’Investigació amb la col·laboració de l’Institut Català Internacional per la Pau (ICIP) i Casa Amèrica Catalunya. El novembre del 2005 es va presentar al Centre de Cultura Contemporània de Barcelona (CCCB) l’estudi

Dia / Hora:11/10/2018, 18:00 H
Lloc:Centre de Cultura Contemporània de Barcelona (CCCB). c/ Montalegre, 6. Barcelona. Entrada lliure // Entrada libre

5/10/18

La música que sale de una cárcel de niñas


El pasado 28 de septiembre Marcela Zamora, reconocida documentalista salvadoreña e internacional asistió a un concierto muy especial que tuvo lugar en el esplendido Teatro Nacional de San Salvador. Público expectante, miradas de complicidad, emociones a flor de piel...  Desde Huacal, a la distancia, acompañando con alegria e ilusión a un grupo de niñas,  un grupo de música clásica... nos emocionamos al escuchar las voces y las notas de un himmo que recorre todo el continente, vamos caminando...

Y así nos lo explica Marcela en un artículo en el diario El Faro:

Ayer, un día antes del día del niño, regresé a casa un poco tarde, después de un día entero en el Teatro Nacional, filmando a un grupo de niñas del centro penitenciario del ISNA que daban un concierto sinfónico. Niñas, penitenciario, sinfónico. Mientras cambiaba a Maria para dormir, me hizo una de esas preguntas que suelen desatar en mí un chorro de reflexiones contenidas, a menudo dolorosas:

—Mama, ¿a quién filmaste hoy?

Me quedé pensando un poco la respuesta.

—A un grupo de niñas que están en la cárcel y formaron un grupo sinfónico, o sea, de música clásica, con la ayuda de gente que cree en darles una nueva oportunidad.

—¿En la cárcel? ¿Como las niñas a las que tiene el presidente Trump enjauladas?

—Más o menos, hija —alcancé a decir. Y se abrió larga conversación con mi hija de 5 años sobre las detenciones de niños migrantes en el Sur de Estados Unidos, las de menores delincuentes en El Salvador, y sus diferencias que al final a mí me parecieron pocas.

Las veinte niñas de la orquesta de cuerdas del ISNA cumplen pena en la cárcel, pero dan una vez al año un concierto en el Teatro Nacional para sus familiares y para personalidades que quieran conocer el trabajo que hacen, dirigido por la organización cultural TNT (Tiempos Nuevos Teatro). El director de TNT, Julio Monge, insiste en que no es un proyecto de reinserción sino de inserción, porque estas niñas nunca estuvieron inmersas en la sociedad. Cuando arrancó, este proyecto reunió a niñas del Barrio 18 y de la Mara Salvatrucha para recibir clases de música dentro del penal. Como me contó Julio, al inicio ni se hablaban, y se insultaban cuando podían, pero años después, sin ser amigas, las niñas de una y otra pandilla se tratan con respeto y platican entre ellas como si las letras y números que han marcado su corta vida no fueran ya un abismo entre ellas.

Yo las conocí hace dos años y me enamoré de inmediato del proyecto. Se me amontonan las anécdotas acumuladas que les podría contar para hacerles reflexionar sobre las segundas oportunidades (o primeras), pero elegiré tres:

Estaba entrevistando a la niña 1. Era muy tímida, pero sabia de sí misma que era de las lideres dentro del penal. Su historia era la misma de todas. “¿Por qué entraste a la pandilla”, le pregunte. Ella me contó cómo su padrastro pegaba a su madre cada vez que llegaba borracho a casa. La golpeó varias veces a ella. Me contó que un día ese hombre casi mató a golpes a su madre, que llevaba a su hermanito en el vientre. Ese día no soportó mas y se fue de casa, a las calles, donde encontró a su familia de las letras.

Luego de una larga conversación me fijé en su mano. En la piel que une los dedos gordo e índice tenía tatuada una carita triste.

Le pregunte que significaba ese dibujo en particular. Tenía otros. Ella me contestó que ese rostro tatuado era ella, “dura por fuera para sobrevivir a la calle y luego a la cárcel, pero por dentro una carita triste que llora por las noches”. Con ese tatuaje quería recordarse a esa niña que a veces olvidaba que era. No olvidar la fragilidad.

La niña 2 es una chica muy delgada, muy muy tímida. Me costó la entrevista con ella. Hablaba muy bajito y pronunciaba pocas palabras. Su mirada estaba siempre dirigida a la ventana que daba al exterior del Teatro, a la ciudad por la que pasaban transeúntes libres.

Después de un rato le pregunte qué era la vida para ella. Por un momento pensé que me iba a decir que era lo que había afuera de esa ventana, pero giró la cabeza y me miró a mí. Su respuesta fue muy corta: “La vida para mí”, me dijo, “es este este grupo de música, es ese violín que ve ahí, es el momento en el que lo puedo tocar y sacarle música. Con ese violín aprendí que soy buena para algo y que alguien por fin me puede escuchar”.

Luego le pregunte qué era la muerte. “La muerte sería ya no poder estar en este grupo y tocar mi instrumento”.

Muy alta, muy rubia, de ojos azules, la niña 3 tiene una belleza despampanante. Me llamó la atención su actitud. Altanera, con la frente muy en alto. Llegó a la silla caminando como lo haría una modelo de pasarela. “Eres muy hermosa”, le dije. “Sí, es por mi papá, que era alemán”, respondió. “Por él estoy aquí”.

Pensé en ese momento que su padre había abusado de ella, que su relato seguiría los pasos de la niña numero 1. “¿Por qué tu papá?, ¿qué pasó?” Ella se quedó pensando un rato. Desapareció la adolescente altanera. Pareció volver a tener nueve años de edad. Bajó el rostro.

“Mi papá vino de Alemania, conoció a mi madre y al poco tiempo me tuvieron a mí. Mi madre no trabajaba. Solo él. Él me amaba. No se imagina cómo me cuidaba. Hasta me hacía peinados lindos. Y yo lo amaba a él. Pero un día se fue de casa. Yo tenía nueve años. Mi madre sintió que se quedaba sola en el mundo y que ya nada valía la pena. Yo la dejé y me fui a la calle”. Allí conoció a los números. Allí comenzó a delinquir.

“¿Extrañas a tu padre?, le pregunté. Se le cortó la voz al decir “mucho”.

—Estoy segura que cuando salga de aquí él va ha estar ahí afuera, esperándome para cuidarme otra vez.

Recogí en dos años decenas de historias de abandono, de violencia intrafamiliar, de niñas perdidas y confundidas, de falta de amor, de una sociedad que abandona a sus niñas y las condena no a vivir sino a sobrevivir en la calle junto a otro grupo de niños que guardan rencor, mucho rencor, y que convierten la frustración en violencia.

Ayer volví a ver su orquesta y se me llenó el alma de esperanza. Es difícil mantener la esperanza en este país, pero ayer la encontré en un grupo de niñas encarceladas a las que Julio Monje y su equipo no abandonaron. Creyeron en ellas, les dieron la oportunidad de encontrarse con personas que las respetan. Eso es lo que falta en este país: adultos que en vez de ver solo lo malo que hacen nuestros niños y jóvenes les reafirmen y rescaten lo bueno que tienen en el corazón.

Julio Monge cuenta que, al inicio, las niñas no le hablaban mucho. Le tenían desconfianza. Pero ahora que ha pasado el tiempo muchas lo abrazan y le llaman papá.

Gracias, Julio, por creer y luchas por estas niñas. Y por mostrarnos, poco a poco, que el camino de una sociedad libre de violencia está a veces en dar una primera oportunidad.

No puedo publicar fotos de ellas pero les dejo en video una de las melodías que ayer tocaron junto los músicos de la Joven Camerata de El Salvador (JOCA) y el grupo musical de mujeres “Las musas desconectadas”.

Si escuchan con atención escucharán, entre notas, el camino de salida que busca Latinoamérica.



 *Marcela Zamora es documentalista. Entre sus largometrajes más recientes están “Los ofendidos”, sobre las víctimas de tortura durante la guerra civil de El Salvador, y “El cuarto de los huesos”, sobre el trabajo de Medicina Legal para identificar los cuerpos de desaparecidos. Con su productora Kino Glaz ejecuta actualmente diversos proyectos de prevención de Violencia en El Salvador.

1/10/18

Documental Chocolate de Paz y coloquio con José Roviro López y Levis Florez


El próximo jueves 4 y 5 de octubre estarán en Barcelona José Roviro López y Levis Florez, miembros de la Comunidad de Paz de San José de Apartadó (Antioquia, Colombia) como parte de su gira europea de comercio justo y cacao de paz. Nos explicarán su proceso de resistencia noviolenta a la guerra y cómo,desde su propuesta de soberanía alimentaria y economía de la resistencia, el cacao ha sido partefundamental para el sostenimiento de la Comunidad.

Fue el 23 de marzo de 1997 cuando habitantes de una aldea lejana llamada San José de Apartadó, en el noroeste colombiano, acosados por el conflicto armado entre paramilitares, Fuerzas Militares del Estado y guerrilla se declararon públicamente Comunidad de Paz, con el compromiso de no participar de ninguna manera en la guerra, no llevar armas, no dar información a ninguno de los actores armados,combatir la impunidad mediante la denuncia de los abusos contra ellos, y optar por las alternativas de construcción de la paz desde la cotidianidad.

La comunidad se conformó para defender, en un primer momento, la vida de sus miembros frente a la violencia. En sus 21 años de vida suman más de 300 asesinatos, 4 masacres, 5 desplazamientos masivos y más de 900 violaciones a los derechos humanos registradas y documentadas: bloqueos económicos, calumnias, desapariciones forzadas, detenciones arbitrarias, robos, allanamientos ilegales, abusos de poder por parte de los actores armados y falsos positivos (desapariciones y ejecuciones extrajudiciales de civiles y presentados por las Fuerzas estatales como guerrilleros dados
de baja en combate). A pesar de los acuerdos de paz y la desmovilización de la guerrilla de las FARC – EP desde finales del 2016, los paramilitares con la complicidad de las Fuerzas Armadas del Estado siguen sus planes para desplazar a los campesinos de sus ricas tierras y facilitar las políticas extractivas que han caracterizado a los gobiernos colombianos desde los mismos inicios del país. Por ello, todavía, y aún con más empeño, la lucha de los miembros de la Comunidad sigue, para defender su vida y el territorio, y confrontar la absoluta impunidad de todos los crímenes y agresiones de los cuales han sido víctimas.

Las características de sus tierras, su posición estratégica entre el océano Atlántico y el Pacífico y los recursos naturales que allí se encuentran han despertado el interés para la ejecución de megaproyectos con el fin de convertir esta región como un punto más de economía globalizada. Conocida comúnmente como el eje bananero, la región del Urabá antioqueño donde se ubica la comunidad lleva tiempo siendo publicitada como la mejor esquina de América del Sur.

Hoy, la comunidad de paz de San José de Apartadó continúa con su proceso de construcción de paz desde abajo y para ello promueve procesos que le permiten el auto abastecimiento, la soberanía y seguridad alimentaria, la agricultura y el cuidado de la tierra colectivamente. Participa del circuito de comercio justo y su cacao, cacao de paz, 100% orgánico es la materia prima de las barritas de chocolate, llamadas ChocoPaz. Ha recibido diferentes reconocimientos por su compromiso con la defensa de los derechos humanos y hace menos de un mes, Germán Graciano Posso, representante legal de la Comunidad, ha sido galardonado en la modalidad de Defensor del Año 2018 con el Premio Nacional a la Defensa de los Derechos Humanos de Diakonia Colombia y la Iglesia Sueca.

El jueves 4 de octubre en el Ágora Juan Andrés Benítez a las 19:00 horas se proyectará el documental Chocolate de Paz y se realizará un coloquio con José Roviro López y Levis Florez.


Acto organizado por la Taula Catalana per la pau i els drets humans a Colòmbia, la Red de solidaridad para la trnasformació social (REDS) i PBI.

25/9/18

28 de setembre: Exigim la despenalització total de l’avortament arreu del món


Tot 28 de setembre cal alçar les veus arreu del món pels drets sexuals i reproductius, posant en el centre el dret de les dones a decidir sobre el propi cos i a fer-ho de forma lliure i segura i, per tant, exigint la DESPENALITZACIÓ total de l’avortament arreu del món.

Aquest nou 28 de setembre Huacal es suma a les campanyes nacionals i internacionals per la despenalització de l'avortament i encoratja a companys i companyes i a totes les nostres amistats ha participar activament en manifestacions, conferències, actes, xarxes socials i qualsevol acció que tingui lloc en la defensa dels drets de les dones... allà ens trobarem...



Aprofitem per solidaritzar-nos novament amb la lluita de les companyes salvadorenyes que any rere any s'enfronten a una de les legislacions més restrictives, patriarcals i cruels d'arreu del món, així com ens sumem a la Marea Verde iniciada quan milers de dones de molts països es van manifestar amb mocadors verds sumant-se a la crida per la despenalització de l'avortament a l'Argentina.



18/9/18

Crónica de un viaje de seguimiento (y 11): Con el MUPI acercando la cultura salvadoreña a Cataluña



Y con esta crónica se acaban las experiencias vividas, los momentos compartidos, los proyectos y las luchas comunes, los abrazos y los besos... Hemos compartido el seguimiento de los proyectos de Tiempos Nuevos Teatro (TNT) como son la Orquesta de cuerdas LiberArte o Derecho a la dignidad: apoderamiento de las mujeres privadas de libertad en El Salvador, hemos reflexionado y aprendido con otros representantes de entidades como APROCSAL sobre la lucha por el agua, como Probusqueda y otras asociaciones sobre los derechos de las víctimas y la justicia restaurativa o como la Unión Medica Salvadoreña por la Salud y Vida de Las Mujeres sobre los derechos de las mujeres y la despenalización del aborto, también hemos vivido el pasado y el presente de una buena amiga y hemos participado de reflexiones culturales y literarias con nuevos amigos y amigas, así como hemos conocido un poco más de la transformación de San Salvador en estos últimos años.

Y para esta última crónica nada mejor que presentaros un nuevo proyecto para los años 2018 y 2019, la Xarxa de Literatura salvadorenya a Barcelona (la Red de literatura salvadoreña en Barcelona) que hemos estado trabajando con el Museo de la Palabra y la Imagen (MUPI) durante estos días de septiembre en San Salvador.

 
 

Este proyecto nacido el año pasado en la comunidad salvadoreña de Cataluña y con el impulso conjunto de cuatro entidades (el MUPI, la Asociación 1punt 5, el restaurant El Pulgarcito y Huacal) se comienza a hacer realidad este verano con las jornadas de trabajo en San Salvador.

En estos momentos, se está concretando el calendario del año 2019 donde se plantea que durante la semana del 11 al 18 de marzo (en el marco de los actos del 8 de marzo) se inauguren dos espacios dedicados a la literatura salvadoreña en Cataluña que se acompañaran de charlas, exposiciones y acividades culturales dirigidas a todas a las edades y algunas en concreto a la infancia.

Así mismo el MUPI está realizando una selección de las mejores y más interesantes obras de la literatura salvadoreña para que, complementadas con los títulos que desde Cataluña se estan seleccionando, se pueda disponer este año 2019 de un fondo literario superior a los 400 títulos a disposición de las comunidades catalana y salvadoreña, con el objetivo de dar a conocer esta gran riqueza cultural al mismo tiempo que prestigiarla en toda Cataluña.
 

 

De momento, aprovechando el viaje de Huacal, unos primeros 30 títulos, entre ellos  los "Siete gorriones" de Chiyo, ya han sido enviados a Barcelona para complementar este fondo literario. En breve os iremos informando de como avanza este proyecto y si hay cualquier persona interesada en colaborar nos podeis escribir a elblogdehuacal@gmail.com

Acabamos estas crónicas dando muchas gracias a todas las personas que nos han seguido en estos días y muy especialmente a todas las que nos han hecho llegar sus comentarios y han difundido estas experiencias y proyectos...

16/9/18

Crónica de un viaje de seguimiento (10): Es el tiempo de las víctimas


El viernes pasado Huacal tuvo una de las reuniones más interesantes de todo este viaje. Durante más de dos horas en unas aulas de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (UCA) nos reunimos cerca de veinticinco organizaciones de derechos humanos, de víctimas y desaparecidos de El Salvador para coordinar acciones y recordar que El Salvador debe saldar su deuda con la verdad, la justicia y la reparación. Si no, la reconciliación seguirá siendo solo un ideal. Es tiempo de dignificar la humanidad de las víctimas.

"Tanta muerte y dolor dejó la guerra civil que el intento de imponer el perdón y olvido fue, ante todo, un desprecio a sus víctimas inocentes. No reconocer los crímenes cometidos ni hacer justicia fue decirles que su vida no valía nada. Durante el proceso de negociación, hablaron los protagonistas del conflicto armado; y en los Acuerdos de Paz, las víctimas quedaron invisiblizadas. Después fueron sacrificadas en nombre de la estabilidad y de la reconciliación. Se dijo que la ley de amnistía era la piedra angular sobre la que descansaban los Acuerdos, pero en realidad fue el principal obstáculo para la reconciliación nacional..."

La sociedad que olvida a sus víctimas desprecia la honda carga humana que les es propia. La carga del sufrimiento infligido y de la injusticia; una carga que lastra al colectivo, marca su altura moral y es recordatorio permanente de los atroces crímenes cometidos. Solo una madre puede hablar del dolor infinito por un hijo desaparecido, solo una esposa puede testimoniar el sufrimiento por su cónyuge injustamente asesinado, solo quien fue víctima de tortura puede dar cuenta de la naturaleza de ese sufrimiento. Nadie tiene derecho a exigir que se olvide el pasado, mucho menos a imponer el perdón. Solo las víctimas tienen la potestad de perdonar una vez que conocen la verdad sobre lo que sucedió con sus seres queridos. En El Salvador, sus voces han sido silenciadas y la que ha prevalecido es la de los victimarios, que cínicamente son presentados por los grandes medios de comunicación como prohombres que sufren injustificada persecución.

Cuando un pueblo enfrenta su verdad histórica y protege a sus víctimas, aprende del sufrimiento para tratar de evitar que se repita la barbarie. El secreto de la justicia es combatir el olvido. La memoria histórica es fundamental porque hace presente la injusticia como único camino para llegar a la justicia. Eso no lo ha hecho el Estado salvadoreño. No lo hizo luego de la masacre de miles de indígenas y campesinos en 1932; menos de cinco décadas después estallaba el conflicto armado. No lo hizo después de la firma de la paz; hoy nos ahoga una guerra social. Los protagonistas de la guerra civil pactaron un intercambio de impunidades.


La Ley de Amnistía, aprobada en 1993, garantizó impunidad a los agresores de derechos humanos durante el conflicto armado. Sin embargo, gracias a la lucha incansable de las víctimas, sus familiares y las organizaciones de derechos humanos, parece que ha llegado lo largamente pospuesto. Se observó un destello de justicia cuando la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) declaró ilegal dicha ley en julio de 2016.

Sin embargo, después de dos años de la emisión de esta sentencia, la misma Sala declaró que los Órganos Ejecutivo y Legislativo, así como la Fiscalía, no acataron sus obligaciones en el tema. Y en esta desgraciada línea, la moción para declarar el 30 de agosto como el día de las personas desaparecidas fue rechazada por la derecha en la Asamblea Legislativa hace pocos días…

Los partidos políticos tienen la oportunidad histórica de enrumbar a El Salvador por la senda que debió emprender hace décadas y la sociedad salvadoreña podrá por fin aprender que el olvido y la indiferencia ante las víctimas nunca son respuesta para hacer justicia y traer paz.

Es tiempo de dignificar la humanidad de las víctimas”.


14/9/18

Crónica de un viaje de seguimiento (9): Vamos a acabar con la prohibición del aborto en El Salvador


"Vamos a acabar con la prohibición del aborto en El Salvador, Sí, así es, vamos a conseguirlo..." unas frases que me han acompañado estos días de viaje por el país, en conversaciones con mujeres y hombres de San Salvador, Chalatenango, La Libertad, Morazán o Usulután donde se repite esta voluntad, esta decisión, esta lucha...

Porque esta crónica quiere comenzar dejando claro un hecho: "El Salvador prohíbe el aborto completamente", sin matices, sin dudas... por mucho que nos pueda sorprender el aborto ha sido completamente ilegal en El Salvador en todas las circunstancias desde 1998, bajo el artículo 133 del Código Penal.

Está prohibido en cualquier circunstancia, incluso cuando el embarazo es producto de una violación o cuando la salud de la mujer está en riesgo, cuando puede morir. Incluso estan penalizados los abortos espontanéos, involuntarios. Las sentencias pueden superar los treinta años de prisión.



Entre 2000 y 2014, 147 salvadoreñas fueron procesadas legalmente por delitos relacionados con el aborto, de las cuales 49 fueron acusadas: 23 por aborto y 26 por asesinato. En 2018, todavía hay veinticuatro mujeres en prisión.

El Ministerio de Salud de El Salvador estima que casi 20.000 abortos tuvieron lugar entre 2005 y 2008. La Organización Mundial de la Salud señaló que el 11 por ciento de las mujeres que se sometieron a un aborto ilegal en el país murieron a consecuencia de ello.

En otra crónica del viaje os hablabamos de los seis meses de libertad de Teodora, también compartiamos la decisión del Juez de Primera Instancia de Jiquilisco, Manuel de Jesús Santos, de enviar a vista pública a Imelda Cortez por intento de homicidio cometido cuando experimentó un parto extrahospitalario producto del abuso sexual de su padrastro, Pablo Henríquez, de 70 años. Estos hechos tuvieron lugar el 17 de abril de 2017 y desde entonces está privada de libertad.


El derecho a abortar es casi inexistente en América Latina, ya que sólo Cuba, Uruguay, Guyana y Puerto Rico permiten abortar sin limitación en cuanto a razón. En México, la particularidad es que esta cuestión se regula por estados. El único lugar donde está permitido es en Ciudad de México, donde se despenalizó en 2007. En Antigua y Barbuda, Dominica, Guatemala, Paraguay y Venezuela sólo se consiente para salvar la vida de la mujer, mientras que en Bahamas, Costa Rica, Ecuador, Granada y Perú no sólo se permite cuando la vida de la madre está en peligro, también cuando su salud física se puede ver perjudicada. En Bolivia, que se encontraría también en este grupo, se agregan los casos de violación e incesto. Colombia es un poco más laxo ya que añade a lo anterior la salud mental de la mujer y la deformación del feto.



Hay otros países que han abierto un nuevo horizonte en América Latina. Es el caso de Chile, donde entre 1989 y 2017 existía una dura normativa y que ahora permite el aborto a nivel terapéutico. Por otra parte, el Supremo Tribunal Federal de Brasil está celebrando audiencias públicas para estudiar una posible despenalización del aborto. Y en Argentina donde el Senado acaba de rechazar la despenalización del aborto, rige una ley de 1921, pero lejos de ser una derrota se han sentado las bases para el cambio. Lo que está sucediendo en este país es visto por el resto del continente como el espejo en el que mirarse. Sus pañuelos verdes -símbolo de las activistas argentinas a favor del aborto- han calado en la región.

En América latina es el tiempo de las mujeres, de derechos y libertades, es tiempo de acabar con la prohibición del aborto. Todas y todos lo vamos a hacer realidad. En El Salvador todo nuestro apoyo a la Agrupación Ciudadana por la Despenalización del Aborto Terapéutico Ético y Eugenésico, y a otras entidades que trabajan en esta frente como la Unión Medica Salvadoreña por la Salud y Vida de Las Mujeres, el Foro Nacional de Salud, Tiempos Nuevos Teatro, Las Dignas y tantas otras organizaciones salvadoreñas que luchan por los derechos humanos.

12/9/18

Crónica de un viaje de seguimiento (8): "Los sin pisto", editorial artesanal

  
Nueva crónica y nuevo aprendizaje... es el momento de presentar unos nuevos amigos y seguramente futuros compañeros de proyectos e ilusiones, la editorial artesanal Los sin pisto.

Una reflexión comuna del campo cultural del país centroamericano es que en El Salvador existe un vacío editorial. Que su “industria” la conforman unas pocas editoriales independientes que, con un presupuesto ajustado, intentan compensar las deficiencias de la editorial del estado o las grandes editoriales de capital internacional que no siempre se muestran atentas a los nuevos creadores (ni a los antiguos).  Sin embargo, a pesar de los esfuerzos existentes, gran parte de la literatura salvadoreña, en especial la narrativa, sigue invisibilizada y hasta relegada entre los salvadoreños.

Es esta situación la que llevó a Mauricio Orellana Suárez, Premio Centroamericano de Novela Mario Monteforte Toledo 2011, a fundar la editorial Los sin pisto.El sabado pudimos compartir un café y una interesante conversación con Mauricio...

Lo primero que uno descubre de Los sin pisto es el amor por la literatura y lo segundo como de necesario son los espacios para publicar. Y así con esos dos planteamientos básicos Mauricio se acaba de lanzar a crear una editorial "artesanal", libros hechos a mano, de uno en uno y con especial atención a los detalles. Cada título está fabricado con una impresora, papel reciclado, tinta, una guillotina, goma, grapas, cartón ecológico y una vieja computadora. 

Cada ejemplar se trabaja a mano, de uno en uno y bajo demanda. Este modo de producción hace de cada libro algo especial y único. Todos van acompañados de un número de elaboración, haciendo de estos títulos libros coleccionables. Pero la atención en los detalles no se limita a la elaboración del libro como objeto. Para Mauricio Orellana, el éxito de un libro no está en sus materiales sino en su contenido. Por lo tanto, la calidad literaria será la verdadera materia prima para Los sin pisto. Y el resultado es fantastico.


Autores y autoras de El Salvador se están sumando como Jacinto Escudos o Felipe A. García, ocupando un necesario espacio en la literatura salvadoreña del siglo XXI. Para comprar alguno de los ejemplares de la editorial, basta con escribir un correo electrónico a editexto@gmail.com, que lo edita y envia a domicilio (de momento en El Salvador).

Por nuestra parte desde Huacal ya estan en camino cinco títulos de la colección: Ciudad de Alado de Mauricio Orellana, Hard Rock de Felipe A. García, El Diablo sabe mi nombre de Jacinta Escudos,  La teta mala de Mauricio Orellana y Las mareas del mismo autor para enriquecer y engrosar los más de 300 títulos que conformaran la Xarxa de Literatura salvadorenya a Barcelona.

10/9/18

Crónica de un viaje de seguimiento (7): Las cuatro cruces


Esta nueva crónica del viaje de seguimiento es diferente a las anteriores, es intima, privada incluso, un agradecimiento, un reconocimiento, un homenaje a una buena amiga salvadoreña.

"Todo viaje tiene momentos especiales, de aquellos que se recuerdan con el paso de los años... El miércoles tuve la suerte, la inmensa suerte, de disfrutar de uno de esos instantes...

Una conversación imprevista, un reencuentro después de años, una platica fluida, palabra tras palabra manando en atrevida armonía, miradas francas y mentes osadas, muchas risas y algún amago de lágrimas.

Atardecía y miramos el último sol, estallo la lluvia y San Salvador nos escondió entre sus gotas, y así, sencillamente, con las voces del crepúsculo nacidas desde el corazón me descubrí cuan ligado estoy a la tormenta que se hace música... me enseñaron a como de unido estoy a la humanidad, descubrí como de fusionado a toda su vida, aprendí como de vinculado a toda su gente...

En ese segundo supe que tus cuatro cruces son también mis cuatro cruces... tu tierra mi tierra... para la eternidad... gracias M. !!!"

8/9/18

Crónica de un viaje de seguimiento (6): Teodora Vásquez, 6 meses de libertad

Teodora del Carmen Vásquez fue condenada a 30 años de cárcel en 2008 por homicidio agravado. Ella alega que perdió a su bebé en un parto espontáneo. En diciembre de 2017, su condena fue ratificada. Dos meses después, el 15 de febrero de 2018, Teodora recuperó la libertad. La Corte Suprema de Justicia conmutó su pena y dijo que en su caso no hubo pruebas suficientes para confirmar la acusación.

 
Durante el mes de abril de este mismo año Teodora acompañada por su abogada Bertha de León Gutiérrez, nuestro compañero Julio Monge de TNT y la documentalista Celina Escher estuvo en Bruselas, Barcelona y Bilbao dando a conocer su experiencia y las de sus compañeras de presidio.

Ahora, a mediados de este mes de agosto ha hecho justo seis meses que ha recuperado su libertad y hemos podido hablar con ella.

Actualmente, Teodora forma parte del equipo técnico de Tiempos Nuevos Teatro donde trabaja en el proyecto "Derecho a la dignidad: apoderamiento de las mujeres privadas de libertad en El Salvador" que se realiza desde finales del 2017 y hasta la actualidad y recibe el apoyo de la Agencia Catalana de Cooperació al Desenvolupament de la Generalitat de Catalunya. Este proyecto se dirige a mujeres menores de edad vinculadas a pandillas que se encuentran recluidas en el Centro para la Inserción Social Femenina de Ilopango y mujeres adultas privadas de libertad por casos de aborto (incluyendo abortos naturales y/o por emergencias obstétricas) que cumplen condenas de entre 30 y 40 años en el Centro Preventivo y de Cumplimiento de Penas de Ilopango (conocido como "Cárcel de Mujeres").

 


Teodora lucha ahora por redescubrir la libertad, por compartir las horas perdidas con su hijo, que la semana que viene cumplirá 15 años, con su família que esperó durante años estos instantes, y como no, con sus compañeras de dentro y de fuera que luchan por la justicia y los derechos de las mujeres. 

Durante la semana dedica sus jornadas a entrar con TNT en el que fue su penal para trabajar en talleres con sus excompañeras y ofrecer apoyo, dignidad y esperanza  cada viernes.Así mismo, está plenamente activa  con la grandisima lucha de la Colectiva Feminista  para mover las voluntades políticas y humanas de los tres poderes del Estado para poner fin a esta violencia contra decenas de mujeres que han vivido y viven en situación de pobreza.

También, está  presente con las 17 en los juicios, las revisiones o las liberaciones a otras mujeres condenadas por la restrictiva legislación salvadoreña. En marzo, Maira Verónica Figueroa fue liberada después de 15 años y allá en la puerta la estaba esperando Teodora. En junio Mariana López también fue liberada y ahora dispone de una pequeña panaderia para poder vivir y a su lado apoyandola ha estado Teodora. Hace pocos días, en septiembre, el juez de Primera Instancia de Jiquilisco, Manuel de Jesús Santos, resolvió enviar el caso de Imelda Cortez a vista pública, a pesar de que no existe evidencia científica para acusarla de tentativa de homicidio agravado. Imelda fue violada por su padrastro desde los 12 años... y seguira presa en prisión donde está desde el 2017. La joven, que ahora tiene 20 años, enfrenta una condena de hasta 20 años de prisión. Teodora se encontraba entre las decenas de mujeres que se manifestaron a la puerta del juzgado.


Coincidiendo con las reuniones de seguimiento de los proyectos que impulsamos conjuntamente TNT y Huacal, hemos podido compartir un buen rato y como descubrimos en su visita a Barcelona las horas pasadas en su compañia son auténticas lecciones de vida. Un honor haberla conocido y un compromiso de no dar ni un paso atrás en acompañarla en esta lucha...


5/9/18

Crónica de un viaje de seguimiento (5): La lucha por el agua


Después de unos días viajando por el país y siguiendo por la prensa la actualidad salvadoreña puede ser un buen momento para repasar algun tema local y así presentar la quinta crónica.

Más alla de noticias a las que se les dedica páginas y páginas como puede ser la corrupción  arenera (espectacular!!!) con Toni Saca y el robo de 300 millones de dolares, las estrategias partidistas para apartar Nayib Bukele de la carrera presidencial y su último giro con GANA o la debatida decisión de establecer relaciones diplomaticas con la República Popular de China, queria destacar un tema que en los medios está siendo tratado con bastante descuido por no decir manipulación, los intereses de unos pocos condicionan los derechos de muchos y la complicidad de la mayoria de medios es realmente triste.

He tenido la fortuna, como en otras ocasiones, de poder disfrutar de la cultura, el saber y las reflexiones de Rina Abrego de la Asociación de Promotores Comunales Salvadoreños (APROCSAL) y esta breve crónica nace de una larga e interesante conversación en San Salvador y de las muchas informaciones que me ha aportado.

En estos momentos, El Salvador se encuentra en plena lucha por la gestión de aguas. La profunda crisis de los recursos hídricos en El Salvador, en términos de calidad, cantidad y acceso, es ampliamente reconocida y científicamente documentada por expertos y expertas, tanto nacionales como internacionales. Las causas principales de la actual crisis son la mala gestión del agua (contaminación y sobreexplotación) por la falta de políticas (como la Ley General de Aguas), prácticas y programas que aseguran la buena gobernanza en el sector.

Según expone Andrés McKinley en un artículo publicado esta misma semana en El Faro: "Este problema nos afecta a todos en nuestras vidas; pero son los pobres, las mujeres y los niños quienes más lo sufren. Desechos tóxicos y metales pesados de la industria, químicos venenosos de la escorrentía agrícola y aguas negras sin tratamiento contaminan más del 90 % de nuestras aguas superficiales. A la vez, la sobreexplotación de mantos acuíferos genera escasez de agua para los ecosistemas y las comunidades en todo el territorio nacional".


El bloque de derecha del parlamento salvadoreño PCN, GANA, el Partido de la Democracia Cristiana (PDC) y ARENA reactivó el estudio de una propuesta de ley que busca ceder la administración pública del recurso a entes mayoritariamente privados. Sectores como la construcción y la agroindustria serían los interesados en la mercantilización del agua. En este país centroamericano, a principios de la década de los noventa, en pleno ajuste económico neoliberal, los gobiernos de turno privatizaron las telecomunicaciones y las pensiones. Posteriormente se intentó privatizar la salud, pero la movilización social la detuvo. Ahora, nuevamente hay movilizaciones de protesta en las calles por la amenaza de privatizar el agua desde el órgano legislativo.


El debate sobre el agua en El Salvador está en un momento definitivo, influido por una complejidad de intereses económicos, sociales, políticos, ambientales, partidarios y electorales.Es tiempo de reconocer que este tema, para El Salvador, es tema de país, no de élites, de partidos políticos o de ideologías.

Más información:

Foro del Agua El Salvador

El Faro: Arranca la lucha por el control del agua

Rebelión:  Las luchas actuales por el agua en El Salvador

3/9/18

Crónica de un viaje de seguimiento (4): Los "siete gorriones" de Chiyo


La cuarta crónica del viaje de Huacal por El Salvador nos acerca al Museo de la Palabra y la Imagen (MUPI) organización con la que compartimos durante este año y el que viene el proyecto de Xarxa de literatura salvadorenya a Barcelona (Red de literatura salvadoreña en Barcelona)  y nos acerca a uno de sus gestores culturales, Lucio Vásquez, Chiyo.

El libro "Siete gorriones" narra la vida de Chiyo, un niño campesino nacido en 1970 y originario de Osicala (Morazán) que sufrió de golpe los rigores de la guerra civil salvadoreña, refugiándose en los campamentos de la guerrilla y de Radio Venceremos. Sus Siete Gorriones, inmortalizan a su familia rescatando esas anécdotas duras de su pasado, en un canto de humanismo y esperanza.de quien sobrevivió a los rigores de la guerra.

El relato, escrito en un lenguaje sencillo, te logra cautivar desde el principio, despierta emociones de alegria, de miedo, de compasión, empatizas en la tristeza y compartes la solidaridad y la esperanza. Desde esos ojos infantiles sientes y te emocionas. Un niño de 10 años creciendo en medio de una guerra.

Uno de sus mayores atractivos es que en diferencia de muchos otros libros escritos del género testimonial sobre la guerra,  aquí el protagonista principal  es un niño cuando inicia el conflicto armado, que crece y se desarrolla durante todo el proceso bélico, y al igual que los participantes en dicho proceso que sobreviven la conflagración, debe enfrentar y superar las dificultades de la postguerra.

La obra además revela situaciones que en muchas otras obras los autores ignoran o pretenden ignorar para resaltar su propia participación; mientras que en Siete Gorriones, se destaca la participación de todas las personas que formaron parte de ese movimiento revolucionario que cambió la vida de miles.Esa mirada infantil y adolescente en crecimiento no deja se ser colectiva.

Escrito en colaboración con el periodista Sebastián Escalón Fontan, Siete Gorriones es un libro que debe ser leído por aquellas y aquellos que deseen conocer una importante parte de la verdad del proceso salvadoreño desde la perspectiva de un participante que realmente lo vivió en carne propia. Es una obra que palabra a palabra esta llena de conocimientos, aprendizajes y emociones...

Y aprovechando esta crónica, informaros que este será un título de los más de 300 libros que estarán  disponibles en Cataluña a partir de principios del 2019 en los espacios que conformaran la Xarxa de Literatura Salvadorenya a Barcelona.

1/9/18

Crónica de un viaje de seguimiento (3): Los momentos de gloria de La Dalia

 
 
La tercera crónica de esta viaje de seguimiento de proyectos está dedicada a descubrir el nuevo Centro histórico de San Salvador, pasear pos su calles, vagabundear por sus rincones y disfrutar de los cambios vividos en los útimos años. El centro histórico se reinventa y revive con nuevas actividades...

El club de billar La Dalia, ubicado en el edificio que lleva el mismo nombre en la plaza Libertad, sobre la 4a. Avenida Norte, es uno de los más antiguos en el centro de San Salvador, con más de 70 años de existencia. Miles de historias retumban como eco en el local que permanece igual que siempre, con sus mesas de juego antiguas, su arquitectura Art Nouveau, sus baldosas originales de 1917 estilo victoriano, sus juegos de la fortuna y esa atmósfera nostálgica que envuelve al centro.

La Dalia en sus inicios, en 1885, fue ubicado en una zona que era de comercio exclusivo; pero su estructura original de madera fue destruida por un incendio a principios de 1900, luego volvió a ser construido en concreto armado en 1915 por la firma de italiana de arquitenctos A&A Farracutti para albergar un almacén de la época y al Club Español.

Al retirarse el Club Español a finales de los años 30, que estaba en la segunda planta, el club de billar La Dalia comenzó a formarse y se convirtió en uno de los lugares más populares para empresarios, intelectuales y artistas, donde estos se reunían para jugar billar y cartas. Personalidades internacionales disfrutaron del ambiente en La Dalia durante el siglo pasado, previo a la caída de la economía y los problemas políticos sociales que convirtieron al centro en un espacio inhóspito para la vida social y económica de gran parte de los capitalinos.


Actualmente es un lugar que continúa con vida gracias clientes como obreros, comerciantes y jubilados que encuentran acá un lugar donde socializar jugando billar y dominó.

Pero, no sólo esos, a dia de hoy la administración, junto a integrantes del colectivo Tokadiscos Social Club y otros gestores culturales, están en el esfuerzo de atraer nuevos clientes y desde enero de este año 2018 se iniciaron con una serie de eventos culturales cada fin de semana, donde las actividades han incluido conciertos de jazz, bandas de rock suave o alternativo, fiestas amenizadas por música de discos de vinilo, recitales de poesía, conferencias (conversatorios como dicen en El Salvador), exposiciones fotográficas, entre otras.

 

Realmente es un lugar especial que bien merece una buena visita y se enmarca en los profundos cambios que han hecho que el corazón de la capital se ha vuelto uno de los lugares más visitados por turistas tanto locales como extranjeros, siendos las plazas recuperadas uno de sus mayores atractivos acompañadas por la iluminación arquitectónica del Teatro Nacional, la Catedral Metropolitana o el Palacio Nacional. Después de decadas de degradación el centro de San Salvador se ha transformado y reconvertido en un espacio agradable orgullo de sus habitantes...

 

Información del diario Elsalvador.com e imagenes de La Dalia obra deMenly Cortez. Esta crónica no hubiera sido posible sin las experiencias y la pasión del buen amigo  Rafa Gutierrez experto turístico de El Salvador y apasionado conocedor de los secretos del centro histórico de San Salvador y entre ellos La Dalia, que me descubrió...

30/8/18

Crónica de un viaje de seguimiento (2): Orquesta de cuerdas LiberArte



Ya llegados a El Salvador, la primera crónica que queremos compartir es un interesante reportaje de Septimo Sentido la sección del diario Prensa Gráfica con el título de "Niñas de pandillas enemigas se juntan en una canción". Un proyecto que impulsa Tiempos Nuevos Teatro (TNT) desde El Salvador y Huacal desde Cataluña con el apoyo de la Generalitat y del Ayuntamiento de Barcelona y donde TNT realiza un trabajo fantástico...

Este reportaje, en sus líneas, nos presenta la experiencia de estas jóvenes internas en Ilopango, una orquesta de cuerdas formada por jóvenes que han sido condenadas por los tribunales salvadoreños, el trabajo de Tiempos Nuevos Teatro (TNT) y la particularidad de este grupo artístico es que en él conviven en paz niñas y adolescentes con afinidad a la pandilla Barrio 18 ya la Mara Salvatrucha.


"Andrea tiene 24 años, es bachiller, toca el violín, forma parte de un grupo de coreografías y quiere estudiar Diseño Gráfico. Pero quienes la ven entrar a este salón solo pueden notar algo en ella: en la mano tiene tatuajes que la relacionan con la pandilla Barrio 18.

Ella es parte de una docena de adolescentes que a las 2 de la tarde entra cargando violines, violas y cellos a este evento en la colonia Escalón. Las adolescentes, vestidas con jeans y camiseta blanca, han sido invitadas a tocar unas canciones. Las han traído en microbuses desde el Centro de Inserción Social Femenino, donde guardan prisión. A diferencia de ellas, los maestros que se graduarán de un curso de “Educación y democracia” han venido vestidos de gala al Instituto Nacional de Formación Docente.

Al grupo de muchachas lo acompaña la directora del centro junto a una orientadora y personal del Instituto Salvadoreño para el Desarrollo Integral de la Niñez y la Adolescencia (ISNA). Ninguno muestra un arma visible, pero llevan, cruzada sobre el pecho, una pequeña bolsa, listos para cualquier eventualidad que perturbe la convivencia que se ha logrado entre las jóvenes.

Andrea es alta, tiene la piel y ojos claros. Cuando tenía 17 años llegó al centro por una condena de secuestro. No fue capturada sola, también su novio de la adolescencia fue enviado a prisión. Ella terminó hace dos años su educación media y se está formando en cuánto taller puede. A pesar de estar ocupada, los seis años y 10 meses que lleva presa no han pasado pronto. Este día ha salido, como el resto de sus compañeras, con el permiso de un juez a realizar una presentación de lo aprendido en sus clases de música...."

leer más

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...