27/10/20

Llega Música para vivir en libertad y con dignidad, el número 8 de la revista Náhuat

Náhuat, editada tanto en catalán como en castellano quiere ser un espacio de información, reflexión y opinión sobre la realidad de El Salvador y de la diáspora salvadoreña en Cataluña y España. Cada número está dedicado a un tema central vinculado a la actualidad de la sociedad salvadoreña y los proyectos de cooperación y solidaridad que impulsamos desde Huacal o desde las entidades con las que colaboramos.

Este número 8 esta dedicado a la Música para vivir en libertad y con dignidad, la experiencia de transformación social de l'Orquesta del ISNA y el Ensamble LiberArte.

Los Acuerdos de Paz en 1992 resolvieron en parte la agenda política de El Salvador, pero no resolvieron, ni siquiera trataron, las diferencias económicas y las injusticias en lo referente a la distribución de la riqueza. Ausencia que ha condicionado durante décadas el progreso del país y la calidad de vida de su pueblo, facilitando que El Salvador haya presentado uno de los índices de homicidio más elevados a nivel mundial. Las maras son responsables de asesinatos, desapariciones, violaciones sexuales y desplazamientos. En general, las fuerzas de seguridad no han sido eficaces en proteger a la población frente a la violencia de las maras y a la vez, parte de sus integrantes han cometido gravísimos abusos como ejecuciones extrajudiciales o desapariciones forzadas. Es imprescindible dar respuesta a esta situación desde la defensa de los derechos humanos y ofreciendo alternativas no-violentas. 

Desde el 2009, Huacal colabora con Tiempos Nuevos Teatro (TNT) en su esfuerzo para convertir el arte en herramienta para la transformación social. Y en ese espacio, el trabajo de TNT con las mujeres jóvenes ex pandilleras, organizando la Orquesta de Cuerdas del Centro Femenino para la Inserción Social -ISNA, tiene un lugar muy especial. Hemos podido conocer personalmente el proyecto y a las jóvenes que han ido formando parte. Hemos visto la energía, la ilusión en los ojos de las jóvenes que, en la prisión, aprendían música y se incorporaban a la Orquesta, como proyecto vital de cambio. Hemos conocido el impacto transformador de la música en las vidas de cada una de ellas. Y todos estos aprendizajes, que van mucho más allá del apoyo a un proyecto, nos han llegado directamente al corazón. Por todo ello, hoy más que nunca compartimos con TNT el compromiso con la música como herramienta para la transformación social, para vivir en libertad y dignidad. 

La revista cuenta con otras secciones como las noticias de actualidad, un espacio "En reconocimiento" en esta ocasión dedicado a ProBusqueda, las "Palabras al viento" de Maria de Baratta, el "Punto de libro" con la obra Tentaciones y estropicios de Carlos Henríquez Consalvi, el apartado "Descubriendo el Salvador" que nos muestra la historia del Añil de Suchitoto, y para terminar la contraportada dedicada a "la entrevista", con las reflexiones de Daniela Galán, joven salvadoreña integrante de l'Ensamble LiberArte.

También, en este número se ha publicado un artículo sobre el fenomeno de las maras y en la sección "Sabías que ..." se han presentado, entre otros temas, algunos datos sobre las pandillas en El Salvador.

En cada número contamos con la ayuda y asesoramiento de plumas expertas que enriquecen enormemente su contenido como ha sido el caso en este número de Candy Chévez o Elizabeth Fuentes.

Puede leer la revista o bajarla en pdf a https://www.huacalong.cat/es/revista-nahuatcast/

19/9/20

La Justicia y la dignidad de las víctimas


Hoy os queremos invitar a la lectura del artículo de opinión de José Ramón Juániz Maya, juez del tribunal internacional de El salvador  publicado en el periodico Levante con el título:  La Justicia y la dignidad de las víctimas.

Hace unos días pude participar virtualmente en la conferencia de prensa celebrada en la UCA, a propósito de la sentencia del caso Jesuitas dictada por la Audiencia Nacional aquí en España. Comparecían en dicho acto los también jesuitas Andreu Oliva, Rector actual de la Universidad y Chema Tojeira, Director del Instituto de Derechos Humanos y Provincial de la Compañía de Jesús en el momento de la masacre enjuiciada. 

Al comenzar su intervención, Tojeira quiso reproducir las palabras con que uno de los hermanos del jesuita asesinado Ignacio Martín Baró, y firmante de la querella criminal, recibió ésta resolución: «la sentencia de la A.N. me ha devuelto la vida de mi hermano». Y creo que estas palabras merecen ser destacadas, porque encierran una gran verdad, a menudo difuminada por la amnesia frente a nuestro pasado de dolor más cercano, y al mismo tiempo, explican perfectamente la razón y el ser de la lucha persistente de las víctimas y la sociedad civil por la verdad, la justicia y la reparación de las graves violaciones de los derechos humanos y crímenes contra la humanidad, sufridos en conflictos armados y bajo regímenes totalitarios. 

Recordábamos en estas páginas hace unos meses, a propósito del memoricidio impuesto por los vencedores a los vencidos en la guerra civil durante la dictadura franquista, las palabras de José María Ruiz-Vargas, Catedrático Emérito de Psicología de la Memoria de la UA de Madrid, en las que afirmaba que: «sin memoria no hay vida; no hay pasado, presente, ni futuro, porque€ la memoria es la vida». Y afirmábamos con fundamento en ellas, que cualquier ejercicio de represión de la memoria histórica individual y colectiva, provenga de regímenes dictatoriales o de leyes de Amnistía para los victimarios de crímenes contra la humanidad, sea cual sea la razón y el contexto histórico en que se promulguen, son instrumentos contra la vida, son leyes contra la naturaleza humana que ninguna sociedad democrática y respetuosa con los derechos humanos puede permitir. 

Creo que las palabras del hermano de Ignacio Martín Baró confirman rotundamente nuestra anterior afirmación, ya que esta sentencia es sobre todo una victoria de la vida, porque al recuperar la memoria secuestrada y amordazada de las ocho víctimas de la masacre, recupera sus vidas, haciéndolas presentes en nuestra memoria colectiva; y al mismo tiempo, al arbitrar medidas de reparación y de exigencia de responsabilidades a los victimarios, lo que es la expresión de la justicia, restablece la dignidad de las personas a las que les fue arrebatada injustamente y abre el camino hacia la verdadera reconciliación. No hay otro motivo de satisfacción ante este Fallo, más allá de la constatación del trabajo bien hecho por los jueces, fiscales y letrados. La mera condena del victimario no colma sed de venganza alguna; solo es la mera constatación de la miseria humana y su necesario reproche social. 

Recuerdo también ahora, a propósito de esta sentencia, las palabras que Chema Tojeira dirigía en 2019 a las víctimas de Morazán, allá por el norte de El Salvador; lugar de tantas masacres perpetradas por los miembros de la Tandona, entre ellas la más conocida del Mozote: «Las víctimas tienen que resistir defendiendo su memoria y su dignidad humana, los valores que tenían sus familiares muertos, asesinados, torturados o desaparecidos; resistir en la propia dignidad. Y la justicia, inicialmente, es devolver la dignidad a las personas». Y el ejercicio de ese derecho de resistencia, debemos añadir, constituye por sí mismo una actitud de rebeldía contra la impunidad. 

31 años han sido necesarios para que se haya hecho Justicia por el asesinato de los seis jesuitas de la UCA y sus dos empleadas. Ahora, la sentencia de la Audiencia Nacional impone una condena de 133 años a uno de los autores intelectuales de la masacre, por los asesinatos de las cinco víctimas de origen español y también una condena moral de 81 años más por las tres víctimas salvadoreñas. Esa condena, además, encierra de por vida en su país a los restantes autores vivos, hasta tanto se abra juicio allí. 

Lo que demuestra que con la justicia, la verdad y la memoria, las víctimas derrotan a los victimarios. Ese proceso sigue abierto en El Salvador para muchas otras víctimas, como también sigue abierto aquí en España para las víctimas olvidadas de la guerra civil y del franquismo. Y esa victoria, las víctimas olvidadas de ambos países hermanos, tarde o temprano la alcanzarán, aunque para ello sean necesarias varias generaciones. 

Ese es el mensaje que hoy traslada esta Sentencia a todas las víctimas salvadoreñas y españolas todavía olvidadas. 

El dolor de las victimas es universal y todas las víctimas son iguales. Por eso, todos los jueces deben ampararlas. Y de la misma forma, todos los responsables políticos deben impulsar cambios legislativos que terminen con esta continua tortura del silencio y del olvido impuesto a las víctimas y para que también sea derrotada la impunidad.

14/9/20

133 años de condena para Inocente Orlando Montano, uno de los asesinos de los jesuitas en 1989

 “Ha quedado acreditado que los miembros del alto mando de las Fuerzas Armadas salvadoreñas, como núcleo decisor colegiado, entre los que se encontraba Montano, decidieron ejecutar a la persona que de forma más intensa y efectiva impulsaba, desarrollaba e intentaba llevar a las dos partes en conflicto a la paz”

Los familiares y compañeros de los jesuitas asesinados en El Salvador en 1989 llevaban tres décadas aguardando oír esta palabra: “Condenado”. Y este viernes, casi 31 años después de la matanza perpetrada en la Universidad Centroamericana (UCA), por fin la han escuchado en la Audiencia Nacional, donde los jueces han sentenciado al excoronel Inocente Orlando Montano, también exviceministro de Seguridad del país centroamericano, a quien la Fiscalía acusaba de participar en el diseño y ejecución del violento plan para acabar con las víctimas. La pena suma 133 años, 4 meses y 5 días de prisión al considerarlo responsable en grado de autor de cinco delitos de asesinato de “carácter terrorista”. Era el único acusado en esta vista oral.

Ante una gran expectación internacional, los jueces de la Audiencia Nacional han leído su fallo pasada la una de la tarde: 26 años, 8 meses y un día de cárcel por cada una de las muertes de los cinco sacerdotes españoles. Sus palabras ponen un punto y aparte en un proceso en el que se ha logrado sentar en el banquillo, por primera vez, a uno de los supuestos autores intelectuales del crimen cometido en la madrugada del 16 de noviembre de 1989, cuando un grupo de soldados del batallón Atlacatl irrumpió en la UCA y mató a tiros a seis sacerdotes jesuitas: los españoles Ignacio Ellacuría, Ignacio Martín-Baró, Segundo Montes, Amando López, Juan Ramón Moreno, y el salvadoreño Joaquín López. Esa noche también acabaron con la vida de la mujer e hija del encargado de seguridad de la universidad, Elba y Celina Ramos.


La Fiscalía y la Asociación Pro Derechos Humanos de España destacaban que el excoronel, entonces viceministro, jugó un papel clave en el crimen. Según sus escritos de acusación, formó parte del grupo de autoridades que decidió y ordenó a los militares la matanza. Montano, con 77 años a día de hoy, era un reconocido miembro de La Tandona, una promoción de oficiales ultraderechistas que ocupó puestos clave en el Ejército, y destacaba por sus arremetidas contra Ellacuría, rector de la UCA, y sus compañeros, a los que consideraba cómplices de terroristas por apostar por la vía del diálogo para poner fin a la guerra civil.

De hecho, durante su declaración en el juicio, aunque aseguró en un primer momento que “no tenía ninguna animadversión a los jesuitas”, acabó cargando contra ellos. Los consideró impulsores de un golpe de Estado en 1979 contra el Gobierno militar ultraconservador —"Ellacuría convenció a la gente de que era necesario hacer un cambio y botaron del Gobierno al general [Carlos Humberto] Romero"—; y los acusó de reunirse y respaldar a los “terroristas” de la guerrilla revolucionaria del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN). Además, negó haber participado en la ejecución del crimen. Pese a que lo señalan la Fiscalía, la Comisión de la Verdad de El Salvador y documentos desclasificados de Estados Unidos —del Departamento de Estado, la CIA y el Departamento de Defensa—. Es más, apenas unos días antes del asesinato múltiple, utilizó la emisora de radio oficial del Estado para lanzar amenazas de muerte contra los sacerdotes.

También, uno de los autores materiales del crimen, el exteniente Rene Yushsy Mendoza, lo señaló en la Audiencia Nacional como uno de los militares que ordenó la masacre. Mendoza, que lleva años colaborando con la justicia, situó a Montano en la reunión clave donde se acordó el asesinato múltiple. El exviceministro acabó huyendo del país y refugiándose en EE UU, que acordó su entrega a España en 2017 tras una larga batalla judicial. Una extradición que ha condicionado el caso, ya que los magistrados solo han podido condenar al exviceministro por la matanza de los cinco españoles —pues Estados Unidos aceptó la reclamación solo para que se le juzgara por la muerte de ellos—, pese a que consideran probado que se cometieron ocho delitos de asesinato de carácter terrorista.

 “Ha quedado acreditado que los miembros del alto mando de las Fuerzas Armadas salvadoreñas, como núcleo decisor colegiado, entre los que se encontraba Montano, decidieron ejecutar a la persona que de forma más intensa y efectiva impulsaba, desarrollaba e intentaba llevar a las dos partes en conflicto a la paz”, reza este fallo histórico de la Audiencia Nacional. Los implicados lo hicieron “al ver amenazada su situación de poder y de control en los planos militar, político, social y económico del país”. Y, por ello, dieron “la orden directa" para “ejecutar a Ellacuría, sin dejar testigos vivos de ello”. “Fue terrorismo de Estado”, apostilla la resolución.

Ellacuría, nacido en Portugalete (Bizkaia) en 1930, se había convertido en una figura muy incómoda para el Gobierno centroamericano y en la bestia negra de los grupos de ultraderecha que operaban en el país en plena guerra. Este comprometido teólogo de la liberación apostaba por el diálogo para lograr la paz entre el FMLN y el régimen. Por ello lo mataron, repiten sus compañeros. “Durante años había argumentado que la única vía de salida posible a la guerra civil era el diálogo”, le reconocen los jueces de la Audiencia Nacional en su sentencia, donde califican a Ellacuría como “uno de los analistas políticos más importantes de El Salvador” en aquella época. “En definitiva, el papel de la Iglesia como mediadora para tratar de acabar con la sangrienta guerra civil les granjeó la enemistad de la extrema derecha, quien temía que en la negociación se les privase de sus privilegios”, remacha el fallo.

 Artículo de J.J. Galvez publicado en el diario El País, el pasado 11 de septiembre de 2020 

24/8/20

Entrevista a Tania Pleitez


En el passat número 7 de Nàhuat, revista de solidaritat amb El Salvador dedicat a "El Salvador: Dones de lletres"  vam tenir el plaer de por entrevistar a Tania Pleitez, directora de Otro modo de ser. Festival de PoetAs. Avui re cuperem aquesta entrevista i us convidem a llegir la nostra revista a aquest enllaç: https://www.huacalong.cat/revista-nahuat/

El meu nom és Tania Pleitez Vela, salvadorenca, visc a Barcelona. Sóc escriptora, investigadora, professora de literatura a la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) i directora de Otro modo de ser. Festival de PoetAs

Al setembre de 1989 vaig començar a estudiar literatura a la Universidad Centroamericana “José Simeón Cañas” (UCA). Dos mesos després va començar l’Ofensiva hasta el tope i, a la universitat, va tenir lloc la masacre dels jesuïtes. Aquest fet, violent i traumàtic per a la història d’El Salvador i també per a mi, va donar un tomb al meu camí professional, canviant de carrera i estudiant Relacions Internacionals i Política Exterior. Vaig sentir una gran necessitat de comprendre la situació que vivia Amèrica Central en el panorama polític, social i econòmic. 

Vaig arribar a Barcelona el 1999, on vaig realitzar el meu doctorat, i vaig reprendre la meva passió per les lletres impartint classes de literatura llatinoamericana a la UB i la UAB. A més de la docència i la investigació literària, m’encanta la gestió cultural. Per això el 2017 vaig fundar Otro modo de ser. Festival de poetAs, per donar a conèixer la diversitat de veus de poetes dones que conviuen a Barcelona, sobretot de llatinoamericanes.

Com es construeix la cultura salvadorenca en aquests primers anys de segle XXI, es perpetuen els estereotips patriarcals, s’estan transformant els centres de poder?

El camp cultural no es lliura dels estereotips patriarcals. Per exemple, s’observa que, en la representació de la figura de la dona en la literatura escrita per homes, aquesta apareix ja sigui com a objecte sexualitzat, desitjat i temut alhora (la més que coneguda dona fatal que acaba malament perquè en el seu cos es precipita el pecat i la mort), o com a imatge idealitzada (l’àngel de la llar, la dona virginal, la mare sacrificada, etc.). No obstant això, en els últims anys, propostes com les de les escriptores Carmen González Huguet, Jacinta Escudos, Claudia Hernández, Nora Méndez, Elena Salamanca, Vanessa Núñez, Susana Reyes o Jorgelina Cerritos, qüestionen aquestes representacions i ens mostren a dones que transcendeixen el binari (dona fatal-dona àngel). Les dones que apareixen en els seus escrits són perfilades com subjectivitats complexes, amb acció i com a creadores de les seves pròpies eines de resistència. Ara bé, aquesta no és una tendència recent i per comprovar-ho aquí estan les obres de Josefina Peñate y Hernández, Claudia Lars i Claribel Alegria, esmentant només alguns noms. Els centres de poder s’han anat disputant també gràcies al fet que, avui en dia ,més dones participen en el camp cultural, com a gestores culturals, editores (de llibres i revistes), crítiques literàries, etc.

Quin és el paper de les noves generacions d’escriptores salvadorenques en la societat, són acceptades o reconegudes? Quins noms destacaries com a representants de la literatura femenina de segle XXI a El Salvador?

Les noves generacions d’escriptores, així com les anteriors, han d’afrontar el fet que la salvadorenca no és una societat que li dóna prou espai a la literatura en els seus hàbits de consum, per diverses raons. No obstant això, les nostres joves escriptores segueixen treballant i exploren diverses formes de difondre els seus treballs, ja sigui dins o fora de país. Entre elles es troben Krisma Mancía, Elena Salamanca, Roxana Méndez, Miroslava Rosales, Lauri García Dueñas, entre d’altres. Així mateix, hi ha un grup de poetes i narradores que estan realitzant propostes interessants, com Laura Zavaleta, Cecilia Castillo, Ingrid Umaña, Lourdes Ferrufino, Nicole Membreño Chia, Ana Escoto i Ana María Rivas.

Quins espais hi ha a El Salvador on poder reflexionar, compartir o  descobrir aquestes noves tendències, on poder trobar dones escriptores?

Desafortunadament, editar a El Salvador és una activitat difícil de realitzar. Tanmateix, hi ha esforços destacats, per exemple, Índole Editores y Editorial La Chifurnia. Així mateix, hi ha iniciatives importants, com Los Heraldos Negros i el Festival de Poesía Amada Libertad. Cal no oblidar a Poesía y Más, un grup conformat per les poetes Claudia Herodier, Carmen González Huguet, Susana Reyes, Aída Párraga, Maura Echevarría y María Cristina Orantes; que porta més de 20 anys organitzant lectures poètiques. En els últims mesos, la revista Alharaca s’està posicionant la discussió al voltant de les escriptores salvadorenques, publicant textos literaris o reflexionant sobre el problema de l’assetjament i abús sexual en espais literaris com festivals o
fires del llibre.

I existeix la veu de les dones salvadorenques migrades en la literatura? Hi ha ponts d’intercanvi, crítica o edició entre El Salvador i els seus respectius països? 

L’Editorial Kalina s’ha preocupat per apropar les veus d’escriptores que resideixen dins i fora de país, pensat com un esforç per obrir la discussió cap a les literatures salvadorenques (en plural). Ha publicat dues antologies en les quals vaig participar com coeditora: Teatro bajo mi piel. Poesía contemporánea salvadoreña (2014) i Puntos de fuga. Prosa salvadoreña contemporánea (2017). Totes dues són bilingües (castellà-anglès). Aquí es troben mostres d’escriptores migrants o filles de migrants: Leticia Hernández Linares, Claudia Castro Luna, Elsie Rivas Gómez, Lorena Duarte i Olivia Olivia. A partir d’aquesta experiència, es va obrir un canal de comunicació entre els dos camps literaris i hem pogut conèixer la veu de Janel Pineda, per exemple. Amb la mateixa finalitat, l’Editorial Kalina també va fundar la revista La Piscucha. Un cas singular és el d’Alexandra Lytton Regalado, que viatja freqüentment entre El Salvador i Estats Units, publica a tots dos llocs i llegeix la seva poesia en els dos països.


17/8/20

Entrevista a Teodora Vásquez

En el número 6 de Nàhuat, revista de solidaritat amb El Salvador vam publicar una entrevista a Teodora Vásquez, membre de 'Las 17', dones privades injustament de llibertat i condemnades a desenes d’anys de confinament després de patir emergències obstètriques a El Salvador. Avui podem tornar a conèixer la seva història i també us animem a llegir el número 6 de la revista amb el títol "Per la salut i la vida: dret a l’avortament" que podeu consultar a aquest enllaç: https://www.huacalong.cat/nahuat-num-6-cat/

El meu nom és Teodora Vásquez, tinc 35 anys. Sóc del departament d’Ahuachapán, municipi de Tacuba. Tinc un fill de 16 anys. En què crec? En mi mateixa. Estic estudiant un grau tècnic en publicitat a la Universitat Alberto Masferrer. 

A l’any 2017, estant dins de la presó, vaig començar a treballar amb Tiempos Nuevos Teatro.
Em van triar com portaveu per donar acompanyament a les dones que eren amb mi a dins i, al mateix temps, per acompanyar aquelles que s’incorporaven als processos d’inserció impulsats per TNT.

Vaig ser contractada per TNT a la setmana d’haver recuperat la meva llibertat. Al principi, no sabia ni què era una organització. Però TNT em va ajudar a descobrir què volia i així poder ajudar a les meves companyes tant les que resten dintre com aquelles que lentament van recuperant la llibertat. Al llarg del temps hem donat suport al voltant de 40 dones en els diferents eixos de treball: laboral, salut, acadèmic, jurídic, cultural i psicològic. 

Quin ha estat el teu més preuat aprenentatge en aquests anys de privació de llibertat?

La fortalesa. El més difícil que vaig viure va ser haver perdut la meva filla i separar-me del meu fill. Quan estava passant pels moments més difícils de la meva vida, em vaig adonar de què forta i segura que sóc. 

Quin és el repte més gran que se’t va presentar al recuperar la teva llibertat?

Recuperar la confiança del meu fill, ell va créixer pràcticament sol. Per als dos va ser difícil, però a mesura que passa el temps ens hem anat coneixent. Tinc un fill comprensible i intel·ligent. Ell sap que
si estic treballant (en l’acompanyament i l’organització), no és perquè no vulgui estar amb ell.

Consideres que el reconeixement internacional de la vostra lluita està canviant consciències a El Salvador?

La lluita que hem fet a través dels anys ha transcendit fronteres, aquesta entrevista és exemple d’això. És clar, encara no s’ha arribat a la meta perquè gran part de la població està en contra de la despenalització de l’avortament, però això no ens atura per seguir lluitant. Cal seguir parlant, explicant la nostra història ja que així és com aconseguim sensibilitzar les persones. La nostra història pot canviar la legislació. Un clar exemple de canvi, és que fins al dia d’avui, s’ha aconseguit la llibertat de 10 dones. Si hi hagués un canvi de legislació podríem treure a 18 dones que encara estan sent privades de llibertat pel mateix tema.

Què milloraries perquè les futures dones que tornen a la llibertat després d’anys ho tinguessin més fàcil?

Quan jo recupero la meva llibertat se’m van presentar moltes dificultats, sobretot laborals i de salut. El millor que podríem fer és facilitar la reinserció a altres dones i des de fora fer un canvi organitzatiu, i així no tornin enfrontar-se a la vulnerabilitat i tinguin una porta oberta on trobaran ‘germanes’ que les acompanyin per tirar endavant.

Com és el teu present, com és el teu dia a dia?

De moment ho veig complex, perquè m’estic adaptant a una nova manera de viure i noves circumstàncies que no tenia planejades. El meu dia a dia és la universitat, el meu treball i l’acompanyament a altres dones. Em satisfà la confiança que les meves companyes posen en mi, saben que no les defraudaré. A la universitat em va bé, tinc companys que encara estic coneixent. Perquè la meva idea és fer molts amics, poder entrar en aquest àmbit i parlar sobre els drets reproductius perquè els joves entenguin que es pot fer un canvi.

Quins plans de futur tens, quin és el teu somni?

Bé, jo treballo amb objectius. Del 2020  al 2022 vull estar més organitzada, que les meves companyes tinguin millors condicions i haver acabat la universitat. Em veig en una millor etapa de la meva vida. Espero que les coses estiguin més tranquil·les. No vull només el meu benestar sinó, millorar la situació de les meves germanes, perquè així com pateixo jo, van patir elles i ens mereixem una segona oportunitat. Després d’aquests dos anys vull que el meu fill comenci la seva universitat i tregui la seva carrera, perquè per a mi és important que compleixi els seus somnis.


10/8/20

Gràcies Pere...

 

"Jo sóc jo i les meves causes, i les meves causes valen més que la meva vida"

 "En amor, en fe y en revolución, no es posible la neutralidad". 

“Não ter nada.
Não levar nada.
Não poder nada.
Não pedir nada.
E, de passagem, não matar nada;
não calar nada.
Somente o Evangelho, como uma faca afiada.
E o pranto e o riso no olhar.
E a mão estendida e apertada.
E a vida, a cavalo, dada.
E este sol e estes rios e esta terra comprada,
como testemunhas da Revolução já estalada.
E mais nada!” 

 "De los pueblos indígenas he aprendido la convivencia con la naturaleza, un cierto sentido de comunidad, y relativizar también muchas cosas que nuestra civilización considera absolutas" 

 "Si veus infelicitat, és difícil sentir-te plenament feliç, però si mires de ser solidari i senzill, hi ha una mena de felicitat de fons que es manté"

"De lejos, toda montaña es azul. De cerca, toda persona es humana" 

 "No acceptem la fatalitat del sistema capitalista neoliberal que ens imposen, que redueix la vida a un mercat" 

"Aquello que me hace es lo que doy y no lo que tengo. Cuanto más doy, más tengo, porque soy más. Como más tengo y menos doy, tengo menos, porque soy menos" 

"Al final del camí em diran: 'Has viscut? Has estimat?' I jo, sense dir res, obriré el cor ple de noms"

30/7/20

Fin a tres décadas de impunidad


Las acusaciones consideran un “ejemplo” de justicia universal la vista contra un excoronel salvadoreño por el asesinato de cinco jesuitas españoles en 1989 

La fiscal Teresa Sandoval describió esta semana con un símil certero y desagradable lo que se vivió en la Universidad Centroamericana (UCA) de El Salvador la madrugada del 16 de noviembre de 1989: “Los responsables de la masacre tenían a los ratones bien encerraditos en una ratonera sin posibilidad de fuga”. La ratonera, el campus, estaba rodeado por 350 soldados cuya misión era garantizar que nadie entrara ni saliera; los ratones, los jesuitas que, a esa hora, alrededor de las dos de la mañana, dormían en sus habitaciones ajenos a lo que estaba a punto de ocurrir; y los responsables, los militares que los ejecutaron, pero también los altos mandos que supuestamente decidieron y ordenaron asesinar al teólogo vasco Ignacio Ellacuría y no dejar testigos.

La celebración de un juicio 30 años después del crimen que se juzga sería normalmente un fracaso del sistema. Pero la vista que terminó esta semana en la Audiencia Nacional por la matanza de cinco jesuitas españoles en El Salvador tiene, por el simple hecho de celebrarse, una dosis de éxito. Falta la sentencia y todo lo que no sea una condena contra el excoronel salvadoreño Inocente Orlando Montano borraría para las acusaciones esa sensación, pero haber sentado en el banquillo a uno de los supuestos autores intelectuales del asesinato ha sido vivido como un hito para quienes durante décadas lucharon por que el supuesto papel de los altos mandos militares en el crimen no quedara impune.

El abogado Manuel Ollé, que representaba a la acusación popular ejercida por la Asociación Pro Derechos Humanos de España, se lo recordó al tribunal en su última intervención: “Hoy la Audiencia Nacional no es un tribunal nacional. Por el principio de Justicia Universal hoy actuáis en representación de la comunidad internacional”. “En el derecho penal internacional todos tenemos que hablar el mismo idioma y el Estado que lo juzga está en representación del que no lo quiere o no lo puede juzgar”, afirma Ollé, para quien este juicio debe servir de “ejemplo” para otros muchos casos. “En los crímenes de Estado es evidente que el Estado va a hacer todo lo posible para impedir el juicio. Pero en estos 30 años la justicia universal ha evolucionado y se debe hacer frente a esas situaciones”.

Ollé está “satisfecho” por el resultado de la vista, que, en su opinión, ha permitido reunir un material probatorio “abrumador” contra el excoronel Montano, de 76 años, el único acusado en el juicio. Los documentos y testimonios han evidenciado, según las acusaciones, que Montano, que entonces era viceministro de Seguridad Pública, fue uno de los ideólogos del asesinato. Al resto, al menos otros cuatro altos mandos según la Fiscalía, no se les ha podido juzgar porque El Salvador rechazó su extradición, pero el excoronel vivía desde hace años en Estados Unidos y España consiguió que lo entregaran en 2017.

La vista empezó con otro acusado, el exteniente Rene Yushsy Mendoza, pero quedó eximido el segundo día y se ha convertido en un testigo clave al señalar a Montano como uno de los militares que ordenó la matanza. La Fiscalía, que pide 150 años de prisión para el excoronel, califica los hechos como asesinatos terroristas: “Fueron llevados a cabo por una estructura paralela construida desde dentro del Estado de El Salvador y al margen de la legalidad”, explicó la fiscal en su alegato final, en el que señaló que esta estructura, conocida como La Tandona, “alteró gravemente la paz pública”. “Los peritos nos han hablado de inmensas violaciones de derechos humanos. Más de mil casos cometidos por policía o tropa al mando del coronel Montano”, expuso Sandoval.

El acusado negó los hechos en el juicio, aunque las acusaciones advirtieron que se contradijo. “Yo no tenía nada en contra de los jesuitas”, aseguró minutos antes de afirmar que el golpe de Estado de 1979 contra el general Carlos Humberto Romero se originó en la UCA, de la que Ellacuría era rector. “30 años después sigue demostrando animadversión hacia los padres jesuitas y los sigue considerando guerrilleros y terroristas”, advirtió la fiscal en su informe final.

Montano, en su turno de última palabra, se quejó de que el juicio había adolecido de “errores técnicos y morales”. “Se ha mentido a destajo”, dijo. “Ellacuría era un amigo. No era miembro de la guerrilla y yo nunca lo acusé”. ¿Por qué se convirtió el teólogo español en un objetivo para los militares salvadoreños? El exfiscal y magistrado emérito José Antonio Martín Pallín, abogado de la única acusación particular, ejercida por la familia del jesuita Ignacio Martín Baró, sitúa los hechos en su contexto: “La realidad es que El Salvador vivía una guerra y Alfredo Cristiani [que presidía el país desde junio de 1989] y Ellacuría buscaban un acuerdo de paz. Y los militares no querían porque sabían que la guerrilla, para firmar ese acuerdo, iba a exigir depurar el Ejército”.

A la espera en el Salvador

El juicio celebrado en la Audiencia Nacional ha reavivado las esperanzas de que El Salvador, que hasta ahora ha sido reticente a juzgar a los autores intelectuales de la matanza de los jesuitas, llegue también a sentar en el banquillo a varios ex altos mandos contra los que mantiene abierta una causa. El abogado José Antonio Martín Pallín se confiesa escéptico: “Hay una gran corriente de opinión en El Salvador que pide que se abra el juicio, pero no creo que se les juzgue”, lamenta, el exfiscal, que se siente satisfecho con lo que se ha conseguido en España. “Se sabía que intervinieron los soldados; se sabía que los militares ejecutaron la orden; pero falta por saber de quién salió la idea”.

El abogado Manuel Ollé advierte de que el juicio en España buscaba hacer justicia para los jesuitas y para todo el pueblo salvadoreño, pero no se trata de suplir a la justicia de El Salvador “sino de complementarla”. “Y ojalá los jueces salvadoreños tomen buena nota para que se siga está estela”, afirma.

14/7/20

Julio literario: Cada día un libro de literatura salvadoreña


Durante todo este julio, la Red de Literatura Salvadoreña en Barcelona os propone la lectura diaria de un libro de la mejor literatura salvadoreña de todos los tiempos y que puede encontrar en la Red de Bibliotecas de Barcelona o en la sección de literatura Prudencia Ayala de la Biblioteca El Carmel - Juan Marsé ...

31 libros para 31 días

 Y podeis saber de cada libro, conocer su autor o leer criticas sobre la obra a las redes sociales

Buena lectura y buen verano !!!

12/7/20

Juliol Literari: cada dia un llibre de la literatura salvadorenca



Doncs això, durant tot aquest juliol, la Xarxa de Literatura Salvadorenya a Barcelona us proposa la lectura diària d'un llibre de la millor literatura salvadorenca de tots els temps i que podeu trobar a la Xarxa de Biblioteques de Barcelona o a la secció de literatura Prudencia Ayala de la Biblioteca El Carmel - Juan Marsé...  

31 llibres per 31 dies

I es pot saber més dels autors/es,  les temàtiques del llibres o les seves crítiques literàries a les xarxes socials.

Bona lectura i bon estiu !!!

8/7/20

Llega Mujeres de Letras, el número 7 de la revista Náhuat



Náhuat, editada tanto en catalán como en castellano quiere ser un espacio de información, reflexión y opinión sobre la realidad de El Salvador y de la diáspora salvadoreña en Cataluña y España. Cada número está dedicado a un tema central vinculado a la actualidad de la sociedad salvadoreña y los proyectos de cooperación y solidaridad que impulsamos desde Huacal o desde las entidades con las que colaboramos.

En este número 7 este tema es "El Salvador: Mujeres de Letras", dedicado a reconocer las mujeres escritoras salvadoreñas del siglo XXI y sus obras, una muestra imprescindible de la mejor literatura donde destacan nombres como Claudia Hernández, Susana Reyes, Nicole Membreño Chía, Miroslava Rosales, Nora Méndez, Jorgelina Cerritos, Silvia Elena Regalado, Johanna Raabe, Aída Párraga, Ana Escoto, Claudia Herodio, Vanessa Núñez Handal, Elena Salamanca y muchas otras ...

La revista cuenta con otras secciones como las noticias de actualidad, un espacio "En reconocimiento" en esta ocasión dedicado a la Editorial Los sin pisto, las "Palabras al viento" de Claribel Alegría, el "Punto de libro" con el obra El diablo sabe mi nombre de Jacinta Escudos, el apartado "Descubriendo el Salvador" que nos muestra la Iglesia del Rosario, una escalera hacia el cielo, y para terminar la contraportada dedicada a "la entrevista", con las reflexiones de Tania Pleitez, salvadoreña, escritora, investigadora, profesora de literatura en la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) y directora Otro modo de ser. Festival de Poetas.

También, en este número se ha publicado un artículo sobre la rica tradición literaria de los cuentos salvadoreños con el título El Salvador, un país de mujeres que cuentan y en la sección "Sabías que ..." se han presentado, entre otros , tres obras en inglés de autores salvadoreñas como reconocimiento a la literatura de la migración.

En cada número contamos con la ayuda y asesoramiento de plumas expertas que enriquecen enormemente su contenido como ha sido el caso en este número de Carlos Cañas Dinarte, Tania Pleitez o Susana Reyes o la colaboración la Red de Literatura Salvadoreña de Barcelona y Cataluña.

Puede leer la revista o bajarla en pdf a https://www.huacalong.cat/es/revista-nahuatcast/




Coincidiendo con la publicación de este número 7, donde hemos querido mostrar la fuerza, la riqueza y la calidad de la literatura salvadoreña escrita por mujeres de principios de siglo XXI, ha nacido un suplemento cultural llamado Chikume Metzti (siete lunas en náhuat) con la clara voluntad de complementar la revista ampliando su contenido y en esta ocasión, ofrecer la lectura de cuatro cuentos de excepcionales autores salvadoreñas de todos los tiempos como Josefina Peñate y Hernández, Mercedes Durand, Matilde Elena López y Ligia María Orellana que se puede leer en este enlace

3/7/20

Arriba Dones de LLetres, el número 7 de la revista Nàhuat


Nàhuat, editada tant en català com en castellà vol ser un espai d'informació, reflexió i opinió sobre la realitat de El Salvador i de la diàspora salvadorenca a Catalunya i Espanya. Cada número està dedicat a un tema central vinculat a l'actualitat de la societat salvadorenca i els projectes de cooperació i solidaritat que impulsem des de Huacal o des de les entitats amb les que col.laborem.

En aquest número 7 aquest tema és "El Salvador: Dones de Lletres", dedicat a reconèixer les dones escriptores salvadorenques del segle XXI i les seves obres, una mostra imprescindible de la millor literatura on destaquen noms com Claudia Hernández, Susana Reyes, Nicole Membreño Chía, Miroslava Rosales, Nora Méndez, Jorgelina Cerritos, Silvia Elena Regalado, Johanna Raabe, Aída Párraga, Ana Escoto, Claudia Hérodier, Vanessa Núñez Hándal, Elena Salamanca i moltes d'altres...

La revista disposa d'altres seccions com les noticies d'actualitat, un espai "En reconeixement" en aquesta ocasió dedicat a l'Editorial Los sin pisto, les "Paraules al vent" de Claribel Alegria, el "Punt de llibre" amb l'obra El diablo sabe mi nombre de Jacinta Escudos, l'apartat "Descobrint El Salvador" que ens mostra l'Església del Rosario, una escala cap al cel, i per acabar la contraportada dedicada a "L'entrevista", amb les reflexions de Tania Pleitez, salvadorenca, escriptora, investigadora, professora de literatura a la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) i directora de Otro modo de ser. Festival de PoetAs.

També, en aquest número s'ha publicat un article sobre la rica tradició literària dels contes salvadorencs amb el títol El Salvador, un país de dones que conten i a la secció "Sabies que..." s'han presentat, entre d'altres, tres obres en anglès d'autores salvadorenques com a reconeixement a la literatura de la migració.

A cada número comptem amb l'ajuda i assessorament de plomes expertes que enriqueixen enormement el seu contingut com ha estat el cas en aquest número de Carles Cañas Dinarte, Tania Pleitez o Susana Reyes o la col·laboració de la Xarxa de Literatura Salvadorenya de Barcelona i Catalunya.

Podeu llegir la revista o baixar-la en pdf a https://www.huacalong.cat/revista-nahuat/


Coincidint amb la publicació d'aquest número 7, on hem volgut mostrar la força, la riquesa i la qualitat de la literatura salvadorenca escrita per dones de principis de segle XXI, ha nascut un suplement cultural anomenat Chikume Metzti (set llunes en nàhuat) amb la clara voluntat de complementar la revista ampliant el seu contingut i en aquesta ocasió, oferir la lectura de quatre contes d'excepcionals autores salvadorenques de tots els temps com Josefina Peñate y Hernández, Mercedes Durand, Matilde Elena López i Ligia María Orellana que es pot llegir en aquest enllaç

30/6/20

El Juez de El Mozote envía inspectores a buscar los archivos que el Ejército niega


El juez del proceso por la masacre de El Mozote ordenó que se realicen búsquedas de archivos en ocho lugares, incluido el Ministerio de Defensa, el Estado Mayor Conjunto de la Fuerza Armada, y el Archivo General de la Nación. A la base de la búsqueda está la sospecha de ocultamiento de información y el señalamiento de “irregularidades” en la documentación que el Ejército ya entregó al juzgado.

El juez de Instrucción de San Francisco Gotera, Jorge Guzmán, ordenó el 15 de junio la realización de inspecciones en ocho archivos militares, para que los querellantes y expertos en archivos busquen planes militares y documentos administrativos relacionados con la masacre de El Mozote (1981), la mayor masacre de civiles de la guerra salvadoreña, con casi mil víctimas reconocidas en un censo oficial.

A petición de la querella, el juez ordena inspecciones en cuatro lugares en San Salvador: el ministerio de Defensa Nacional, el Estado Mayor Conjunto de la Fuerza Armada, la Fuerza Aérea y el Archivo General de la Nación; uno en La Libertad, la Brigada de Artillería “Teniente Coronel Óscar Osorio”; uno en San Miguel, la Tercera Brigada de Infantería; uno en Morazán, el Destacamento Militar Número Cuatro; y en los archivos de la Unidad de Relaciones Públicas de la Fuerza Armada y el Comité de Prensa de la Fuerza Armada (COPREFA), de cuya ubicación el juez pide un informe al presidente Nayib Bukele.

La orden implica la búsqueda de los archivos del Batallón Atlacatl, y las brigadas militares de San Miguel y Morazán, y la Fuerza Aérea, implicadas en la masacre. Pero también se autoriza la búsqueda en otras unidades como los conjuntos I, II, III y IV del Estado Mayor, del Batallón Ramón Belloso, la Primera Brigada de Infantería, Coprefa y el Archivo General de la Nación. La lógica con estas otras, según el juez, es que la información “podría poner en evidencia una práctica sistemática de encubrimiento de violaciones a los derechos humanos” y “para confirmar o descartar un aparato de poder organizado que cumplía con la implementación de una política de Estado”. 

Los principales objetivos de la búsqueda son el “plan militar de la operación Rescate de 1981”, el nombre del operativo que terminó en la masacre, los “planes de operaciones militares en el país entre 1980 y 1984”, así como “planes militares de nivel nacional durante la guerra y sus anexos”. También se persigue “normativa militar durante la guerra”, tal como reglamentos y decretos ejecutivos o manuales de formación y de funciones; “Órdenes Generales del Estado Mayor”, “análisis de inteligencia militar”, “informes periódicos de operaciones, informes de supervisión y control de operaciones, disponibilidad de recursos para desplegar operaciones” y otros  “documentos administrativos vinculados” al operativo de El Mozote y otros cantones y caseríos aledaños.

Desde que se reabrió el proceso de El Mozote, en septiembre de 2016, la presidencia de la República ha respondido seis veces al Juzgado de Instrucción de San Francisco Gotera que no existen documentos de planes militares relativos al Mozote en sus archivos. 

Pero el juez no cree que no hayan archivos útiles resguardados por la Fuerza Armada. Tiene varias razones.

El 16 de febrero de 2018, comparecieron ante el tribunal el mayor Noé Pineda Martínez, jefe de Archivo General de la Fuerza Armada, y el coronel José Rolando Morales Belloso, jefe de Personal del Estado Mayor conjunto del Ejército. En su comparecencia, “dejaron claro la existencia de información pertinente y útil para la investigación y esclarecimiento de los hechos suscitados en El Mozote y sitios aledaños (...) en el Archivo General de la Fuerza Armada y Archivo General de la Nación”. El mayor Pineda dijo además que había “unas cajas con planes de guerra y planes de campaña”. 


Otra de las sospechas es por inconsistencias que parecen evidentes en la investigación. Por ejemplo, en la hoja de servicio (una especie de currículo militar) del coronel Domingo Monterrosa, no se registra su participación en la Operación Rescate de Morazán, en diciembre de 1981. Monterrosa era el comandante del Batallón Atlacatl, la principal unidad encargada de la masacre, y tanto testigos sobrevivientes como dos soldados que declararon bajo régimen de protección lo ubican físicamente durante el desarrollo de la masacre.

El juez Guzmán duda también de otras hojas de servicio. “Llama la atención que, en las hojas de servicio, únicamente aparece información que han participado en la operación Rescate militares que han fallecido y, por obvias razones, no pueden ser juzgados”, dice el juez.

Finalmente, el juez reiteró lo que ha señalado en otras resoluciones respecto a los archivos. Considera “del todo inexcusable” que una institución como el Ejército, caracterizado por el orden y la disciplina, no haya cumplido con su obligación legal de llevar registros de sus planes. El juez dice que, si en una unidad militar se registran hasta las entradas y salidas de personas, con mayor razón deben plasmarse en documentos las operaciones y campañas.

“Son inadmisibles las tesis de que los planes militares requeridos para esta investigación nunca existieron —dice el escrito— y que ‘la operación Rescate’ surgió de forma espontánea y en el territorio, en las mentes de los oficiales que las dirigieron, dibujando y esquematizando en improvisados papeles que luego fueron desechados, las posiciones y desplazamientos de las unidades militares que participaron”. 

23/6/20

Mensaje del presidente de Ausjal ante el juicio en España por la masacre en la UCA



Padre Luis Arriaga Valenzuela: "La impunidad sirve de combustible a todas las formas de violencia"

Ante el inicio de la vista pública del juicio que la Audiencia Nacional de España sigue contra 17 militares salvadoreños señalados como presuntos autores intelectuales y materiales de la masacre del 16 de noviembre de 1989 en la UCA, el P. Luis Arriaga Valenzuela, presidente de la Asociación de Universidades Confiadas a la Compañía de Jesús en América Latina (Ausjal) y rector del Iteso (Universidad jesuita en Guadalajara), se unió al llamado a esclarecer el crimen y se solidarizó con la lucha contra la impunidad.

En este enlace se pueden escuchar sus palabras 

“El juicio que se desarrolla actualmente en España tiene importancia en la medida en que puede constituir un aporte a la reconciliación en los países de América Latina y El Caribe, tan afectados por la impunidad que sirve de combustible a todas las formas de violencia”, lo dijo el Padre Luis Arriaga Valenzuela, S.J., Rector de la Universidad Jesuita de Guadalajara (ITESO – Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente), México y Presidente de la Asociación de Universidades confiadas a la Compañía de Jesús en América Latina (AUSJAL), ante el inicio de la vista pública del juicio que la Audiencia Nacional de España sigue contra 17 militares salvadoreños señalados como presuntos autores intelectuales y materiales de la masacre del 16 de noviembre de 1989, en la Universidad Centroamericana “José Simeón Cañas” (UCA), de El Salvador.

En una nota – publicada por la Dirección de Comunicaciones de la UCA – el Padre Arriaga Valenzuela dijo que hoy en América Latina existe la necesidad de “encontrar verdad, justicia y reparación contra la impunidad”, un tema crucial para la democracia en nuestro mundo. Haciendo referencia a los “abusos policiales” que se dieron estos días, el Rector del ITESO señaló que, estos eventos “nos han  dejado claro que requerimos luchar contra la impunidad, debemos  hacerlo porque solo de esta manera tendremos un Estado democrático, en cualquier lugar del mundo, porque el dolor de las víctimas es universal, el dolor que compartimos y la exigencia de justicia no tienen fronteras. De esta experiencia compartida surge la necesidad de avanzar a la jurisdicción universal”.

En este contexto, el Presidente de la AUSJAL recordó que, el pasado 8 de junio, la Audiencia Nacional (España) dio un paso clave al iniciar el juicio de un alto ex oficial salvadoreño, a quien se le acusa de haber participado en la organización de la matanza de los jesuitas en la UCA, la Universidad confiada a la Compañía de Jesús, cometida el 16 de noviembre de 1989. “En esos días más difícil de la guerra civil en El Salvador – recordó el sacerdote jesuita – en la madrugada de ese día, un batallón de las tropas oficiales del ejército entro a las instalaciones de la Universidad Centroamericana, la UCA, mató a sangre fría a seis jesuitas, cinco de ellos españoles, a una empleada del hogar y a su hija”. En estos hechos, precisó el Padre Arriaga, ha prevalecido la impunidad,  quienes planearon la masacre y el gobierno mismo, intentaron responsabilizar de los hechos a  otros grupos.

La impunidad nos ha llevado a buscar la justicia internacional

Por su parte, la Comunidad jesuita y los familiares de las víctimas – precisó el Rector del ITESO – han buscado en todo momento establecer la verdad y la justicia, acudiendo a instancias nacionales e internacionales, a pesar de la ley de amnistía que se dio en 1993, que paralizó todas las investigaciones de las violaciones a derechos humanos cometidas durante la guerra. “A pesar de todo, los esfuerzos por buscar justicia han continuado – subrayó el Padre Arriaga – el compromiso de la Universidad Centroamericana con la defensa de los derechos humanos y la promoción de la justicia, motivó a los jesuitas a denunciar los atropellos del poder y a buscar la paz con base en la verdad. Este mismo compromiso ha mantenido la exigencia de verdad y justicia ante el sistema judicial salvadoreño, pero la impunidad ha llevado también a buscar la justicia internacional, en este momento acudiendo pues a la Audiencia Nacional española debido a la nacionalidad de cinco de las víctimas”.

"La paz es fruto de la verdad y de la justicia" 

Finalmente, en su mensaje el Presidente de la AUSJAL recordó que el compromiso de la UCA a lo largo de más de 30 años nos muestra por una parte, la importancia del trabajo intelectual, del compromiso con la verdad, de la denuncia de todos los mecanismos de exclusión y de la reconciliación basada en la verdad. “Ese compromiso constante anima a todas las Universidades de la Asociación de Universidades confiadas a la Compañía de Jesús, de la cual el ITESO forma parte”. Y por otra parte, señaló que, “el juicio que se desarrolla actualmente en España tiene importancia en la medida en que puede constituir un aporte a la reconciliación en los países de América Latina y El Caribe, tan afectados por la impunidad qué sirve de combustible a todas las formas de violencia. La paz, como lo recuerda la UCA, a propósito de estos hechos es el fruto de la verdad y de la justicia”.

10/6/20

El coronel Montano se niega a responder las preguntas de la Fiscalía y las acusaciones en el juicio

Montano: “Yo no tenía ninguna animadversión a los jesuitas”, declara el único juzgado en España por la matanza de 1989
Artículo de J.J. Gálvez publicado en el diario El País en fecha 10 de junio de 2020

El excoronel Inocente Orlando Montano, exviceministro de Seguridad Pública salvadoreño, se ha sentado este miércoles por primera vez en un banquillo de los acusados para dar explicaciones por la matanza de los jesuitas de la Universidad Centroamericana (UCA) de 1989. Con absoluta tranquilidad, el ahora septuagenario ha negado en la Audiencia Nacional los delitos que se le imputan. Según ha asegurado y a diferencia de lo que mantiene la Fiscalía, nunca participó en el diseñó y ejecución del plan para acabar con las víctimas —entre las que había cinco españoles—. En todo caso, ha insinuado que esas decisiones las habrían tomado otros miembros del Ejército. Aunque él, según ha añadido, cree que los asesinatos corrieron a cargo de la guerrilla opositara al régimen. Una tesis rechazada por el ministerio público, las investigaciones judiciales y las propias conclusiones de la Comisión de la Verdad constituida en el país americano al acabar la guerra civil que lo asoló.

Más de 30 años llevaban las familias y amigos de las víctimas aguardando este momento. Y por fin, pasadas las 10.00 de este miércoles, uno de los supuestos autores intelectuales del crimen se ha visto obligado a responder ante un tribunal. No ha querido contestar a las cuestiones de la Fiscalía, ni de las acusaciones populares y particulares. Solo, a las de su abogado. Una oportunidad que ha aprovechado para eludir cualquier tipo de responsabilidad. “Yo no tenía nada en contra de los jesuitas”, ha dicho. “Había otros miembros del Gobierno...”, ha añadido.

Masacre de los sacerdotes jesuitas Ignacio Ellacuría, Ignacio Martín-Baró, Amado López, Joaquín López y López, Juan Ramón Moreno, Segundo Montes, así como su ama de llaves, Elba Julia Ramos y su hija Celina Maricet Ramos

Pero Montano era un conocido miembro de La Tandona, una promoción de oficiales ultraderechistas que ocupó puestos clave en el Ejército. Y él mismo, durante esta sesión del juicio, ha cargado contra los jesuitas de la UCA y, especialmente, contra el entonces rector, Ignacio Ellacuría, acribillado a tiros en la matanza. Los ha considerado los impulsores de un golpe de Estado de 1979 contra el Gobierno militar ultraconservador —"Hay evidencias de que ese golpe se dirigió desde la universidad. Ellacuría convenció a la gente de que era necesario hacer un cambio y botaron del Gobierno al general [Carlos Humberto] Romero"—; y los ha acusado de reunirse y respaldar a los “terroristas” de la guerrilla revolucionaria del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN).

Su relato contrasta drásticamente con el de la Fiscalía y la Comisión de la Verdad, a lo que se añaden documentos desclasificados de Estados Unidos —del Departamento de Estado, la CIA y el Departamento de Defensa— que lo señalan. Según toda esa documentación, el entonces rector de la UCA se había convertido en una figura incómoda para el régimen al apostar por el diálogo con el FNML para alcanzar la paz. Así que Montano, junto a otros miembros de la cúpula militar dio la orden de acabar con su vida “sin dejar testigos”. Y así supuestamente se cumplió.

En la madrugada del 16 de noviembre de 1989, un grupo de soldados del batallón Atlacatl irrumpió en la universidad y mató a tiros a seis sacerdotes jesuitas —los españoles Ellacuría, Ignacio Martín-Baró, Segundo Montes, Amando López, Juan Ramón Moreno; y el salvadoreño Joaquín López— y a la mujer e hija del guardián de la universidad, Elba y Celina Ramos. “Yo siempre pensé que fue el FNML el que cometió el asesinato", ha dicho Montano este miércoles, que ha negado que participara en ninguna reunión donde se decidiese el crimen. Pese a que el coronel Guillermo Alfredo Benavides, al frente del Atlacatl, lo señaló en un diario como uno de los mandos que dio la orden. “No sé de dónde sale ese comentario”, se ha defendido Montano en la Audiencia Nacional este miércoles.

Montano enfrenta solo el juicio en Madrid por el asesinato de los jesuitas

 

“Ha mentido”

 

El único acusado en este juicio ha mantenido, incluso, que él trato de ayudar a esclarecer los hechos tras la matanza: "Yo colaboré, en el sentido de que le dije al señor presidente [Alfredo Cristiani] que la investigación se condujera con la ayuda internacional”. Pero, como recuerdan los compañeros de las víctimas, tras la guerra civil solo se juzgó en El Salvador a los autores materiales del crimen. Nunca a los intelectuales. “Cuando quisimos ir a por ellos tuvimos muchos problemas”, detalla el jesuita José María Tojeira, posterior rector de la UCA, que cuenta cómo la ley de amnistía impedía cualquier proceso contra ellos. Entonces, decidieron impulsar la causa en España y presentaron una querella en 2008. “Tuvo una fuerte repercusión en El Salvador. Y en 2016 se declaró inconstitucional la ley de amnistía”, apostilla Tojeira. Eso permitió reabrir el caso contra otros cinco supuestos autores intelectuales, pero “actualmente se encuentra prácticamente parado”.

“Orlando ha perdido una oportunidad de oro para decir la verdad. Ha mentido en todos los campos sobre los que se le ha preguntado. Él era el jefe del operativo y él era el encargado de verificar y confirmar que se habían cumplido las órdenes de asesinar dadas por el Estado Mayor del Ejército”, destaca Juan José Tamayo, miembro de la junta directiva de la Asociación Pro Derechos Humanos de España, personada como acusación popular, y director de la cátedra de Teología y Ciencias de las Religiones Ignacio Ellacuría, de la Universidad Carlos III de Madrid. “31 años después tenía la oportunidad de reconocer su implicación, pedir perdón y dar los nombres de los otros autores intelectuales”, ha reprochado Tamayo, que añade: “Es una infamia acusar a los jesuitas de defender la violencia de la guerrilla. Los mataron porque estaban construyendo puentes de diálogo por la paz y Montano contribuyó a dinamitarlos”.

El juicio se adentra ahora en un parón y proseguirá en julio con la declaración de los testigos. Entre ellos, está previsto que preste testimonio Rene Yushsy Mendoza, antiguo teniente del batallón Atlacatl y que ha estado acusado en esta investigación hasta el pasado lunes, cuando el tribunal consideró que habían prescrito los delitos que se le atribuían. La Fiscalía pide 150 años de cárcel para Montano.

8/6/20

En busca de justicia 30 años después: comienza la vista en la Audiencia Nacional por la matanza de jesuitas en El Salvador

Inocente Montano, tercero desde la izquierda, en una imagen de julio de 1989, junto a otros altos cargos del Ejército salvadoreño.   AP
Artículo de J.J. Gálvez publicado en el diario El País en fecha 8 de junio de 2020

Los compañeros de las víctimas creen que el proceso en España impulsará el iniciado en el país centroamericano.

Tras una batalla de más de 30 años, este lunes se sentarán finalmente en el banquillo de la Audiencia Nacional el excoronel Inocente Orlando Montano, exviceministro de Seguridad Pública de El Salvador, y uno de sus subordinados, acusados de participar en el “diseño” y “ejecución” de la matanza de los jesuitas de la Universidad Centroamericana (UCA) de El Salvador, perpetrada en 1989 y entre cuyas víctimas se encontraban cinco españoles. Uno de ellos, el teólogo Ignacio Ellacuría. La Fiscalía pide una condena de 150 años de cárcel.

“Para nosotros, celebrar este juicio es un paso muy importante”, se sincera José María Tojeira, compañero de las víctimas y posterior rector de la UCA. “El proceso en España siempre ha tenido mucha repercusión en El Salvador y ha servido para reimpulsar aquí la causa contra otros presuntos autores intelectuales del asesinato, que actualmente se encuentra prácticamente parada”, relata el jesuita por teléfono, apenas un día antes de que arranque en la Audiencia Nacional la vista oral contra dos acusados por la matanza de hace tres décadas.

La Fiscalía y la Asociación Pro Derechos Humanos de España centran su acusación en el excoronel Montano, que entonces ocupaba el cargo de viceministro de Seguridad. Según el ministerio público, este reconocido miembro de La Tandona, una promoción de oficiales ultraderechistas que ocupó puestos clave en el Ejército, formó parte del grupo de autoridades que decidió y ordenó que los militares irrumpieran durante la madrugada del 16 de noviembre de 1989 en la Universidad Centroamericana, donde tirotearon a seis sacerdotes jesuitas —los españoles Ignacio Ellacuría, Ignacio Martín-Baró, Segundo Montes, Amando López, Juan Ramón Moreno; y el salvadoreño Joaquín López— y a la mujer e hija del guardián de la universidad, Elba y Celina Ramos. Son “los mártires de la UCA”, como los ha bautizado el propio centro docente, que recibió en 1990 el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades por “su denodada defensa de la libertad” y “el diálogo”. “Supremos valores, en cuya defensa ha dado heroico testimonio el claustro de sus profesores”, destacó el jurado.


El arzobispo de El Salvador, rodeado de periodistas, junto a los cadáveres de las víctimas, en 1989.John Hopper / Associated Press

Montano, encarcelado en España desde 2017 después de que Estados Unidos lo entregara tras una ardua pelea judicial, fue señalado como uno de los autores intelectuales. El ahora septuagenario destacaba por sus arremetidas contra Ellacuría y sus compañeros, a los que acusaba de conexiones con “terroristas”. Como dijo el juez Manuel García-Castellón cuando lo envió a prisión a la espera de que se celebrase el juicio, el coronel utilizó la emisora de radio oficial del Estado para lanzar amenazas de muerte solo unos días antes del asesinato múltiple. Además, era miembro de “una estructura al margen de la legalidad, que alteró gravemente la paz pública con ejecuciones civiles y desapariciones forzosas”, añade la Fiscalía. A la investigación se han incorporado archivos desclasificados del Departamento de Estado, la CIA y el Departamento de Defensa de EE UU.

Ellacuría, nacido en Portugalete (Bizkaia) en 1930, se había convertido en una figura muy incómoda para el Gobierno y en la bestia negra de los grupos de ultraderecha que operaban en el país en plena guerra. Este comprometido teólogo de la liberación apostaba por el diálogo para lograr la paz entre la guerrilla revolucionaria del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) y el régimen.


El excoronel Inocente Orlando Montano, en EE UU en 2013, antes de su extradición a España.Steven Senne / AP

“Requiere un gran coraje vivir en un país donde las armas de la muerte estallan con desesperada frecuencia en la más amenazadora de las proximidades”, denunciaba el jesuita unos días antes de su muerte, durante un viaje a España. “Estoy abrumado por el hecho terrorista. Estoy dispuesto a trabajar por la promoción de los derechos humanos. [...] Quisiera apoyar todo esfuerzo razonable para que prosiga el diálogo/negociación de la manera más efectiva posible”, escribía en una carta fechada en Salamanca el 9 de noviembre de 1989 y dirigida al ministro de la Presidencia, el coronel Juan Antonio Martínez Varela, donde le anunciaba su vuelta a El Salvador el día 13.

José María Tojeira cree que el juicio —en el que también se encuentra acusado Rene Yushsy Mendoza, un antiguo teniente del ejército salvadoreño y miembro del batallón Atlacatl, ejecutor de los asesinatos— servirá para reimpulsar la causa abierta en El Salvador contra otros cinco supuestos autores intelectuales de la matanza. “Aquí siempre ha habido muchas reticencias a investigar. Pero en 2016 logramos, gracias también a la presión internacional, que se declarara inconstitucional la ley de amnistía que lo impedía. Eso permitió reabrir la causa, que ahora mismo se encuentra casi parada”, apunta el jesuita, que añade: “Ha pasado mucho tiempo. Nosotros no tenemos problema de que, después de los juicios, se les puedan dar medidas de gracia por la edad. Creemos en la verdad y en la justicia para que no se repitan estos crímenes. Y también en el perdón”.

2/6/20

¡Conoce a la Orquesta de Cuerdas y a sus integrantes!


Tiempos Nuevos Teatro (TNT) ha iniciado una campaña para dar a conocer la Orquesta de Cuerdas y a sus integrantes. Un proyecto que trata de música, pero también de cambio y transformación para las jóvenes que la conforman... os animamos a conocer esta experiencia a traves de las redes sociales de TNT y aprender mucho más de la orquesta...






20/5/20

Andrea Crisol miembro de la Orquesta Virtual Iberoamericana

Hoy queremos felicitar a la amiga Andrea. Celebramos y reconocemos los triunfos del personal de TNT, esta vez Andrea Crisol ha sido seleccionada para formar parte de un proyecto muy prometedor, ser miembro de la Orquesta Virtual Iberoamericana. 

Iberorquestas Juveniles es un programa de cooperación técnica y financiera de apoyo a la constitución del Espacio Cultural Iberoamericano que tiene como objetivo la formación artística y en valores para la infancia, adolescencia y juventud mediante la educación musical y la práctica orquestal. 

La comisión técnico artística, tras estudiar las más de 450 candidaturas provenientes de 12 países que se han presentado para integrar la Orquesta Virtual Iberoamericana, realizó la selección final.
Por lo especial del proyecto se han tenido en cuenta tres criterios principales. El primero, la calidad técnica, cumplido por la inmensa mayoría de las y los jóvenes intérpretes presentados. El segundo, una mínima calidad visual y sonora: la mayoría de las descalificaciones se han producido por dejar en volumen alto la pista base, en lugar de escucharla con auriculares, por ejemplo. En último lugar, se ha seguido un criterio de valorar los vídeos complementarios de acciones y testimonios.

La Orquesta Virtual Iberoamericana queda integrada por 123 jóvenes intérpretes, de los cuales 68 son músicas y 55 músicos, y entre ellos se encuentra la salvadoreña Andrea Crisol, bajo la dirección del maestro Arturo Márquez (México).

9/5/20

El Saier atén 20.620 persones durant el 2019, un increment del 6% respecte l’any anterior


El Servei d’Atenció a les persones Immigrants, Emigrants i Refugiades de Barcelona (SAIER) es consolida com l’equipament de referència d’atenció a les persones nouvingudes a la ciutat. Durant el 2019 es van atendre un total de 20.620, un 6% més que l’any 2018, quan se’n van atendre 19.422. A més, això suposa un augment del 81% d’usuaris atesos l’any 2015. 

Del total de les persones ateses, 9.429, un 45,7%, tenen perfil de sol·licitants de protecció internacional. De fet, durant el 2019 es consolida la tendència dels últims anys d’augment de les persones que arriben a la ciutat com a sol·licitants de protecció internacional. De fet, les atencions fetes a persones amb perfil de sol·licitant d’asil representen el 54% del total d’atencions del Saier, mentre que l’any anterior van representar el 46% i fa cinc anys representaven el 20%.

Barcelona viu un moment excepcional de dinamisme demogràfic i per això ha registrat els últims anys una diversificació de perfils de les persones que arriben a la ciutat. De fet, l’Estat espanyol per primera vegada és el país de la UE amb més sol·licituds d’asil, segons les dades de l’Oficina Europea de Suport a l’Asil. Amb aquest canvi de perfil de la persona que arriba a la ciutat, també ha continuat creixent el nombre d’infants i joves atesos en nuclis familiars, que al 2019 han estat un total de 2.359, un 30% més que l’any 2018.

 El perfil de les persones usuàries del Saier són en un 45,7% sol·licitants de protecció internacional i en un 53% persones migrants. Gairebé el 80% d’aquestes persones usuàries estan en situació administrativa irregular, en tràmit o irregularitat sobrevinguda. Majoritàriament han rebut informació i primera acollida, en un 48% dels casos, atenció social, en un 30% i assessorament administratius i jurídic en estrangeria, un 12%. Pel que fa a la procedència de les persones que han arribat a Barcelona el 2019, es consolida la tendència dels últims anys. La nacionalitat de les persones ateses al Saier són Veneçuela, amb un total de 3.069 persones, Colòmbia, amb 3.000, Hondures (1.766), Geòrgia (1.766) i el Marroc (1.338).

Article publicat a Social.cat el 4 de març de 2020
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...