9/11/14

"María en tierra de nadie"

De la mano de la cineasta salvadoreña Marcela Zamora Chamorro hoy desde Huacal os invitamos a descubrir el documental "María en tierra de nadie", que podemos ver en este enlace.

Un viaje de más de 5.000 kilómetros, lleno de riesgos y peligros, a bordo de trenes de carga, como polizones, expuestos a múltiples accidentes, mutilaciones; con el continuo miedo a los robos, a las agresiones y a los secuestros; con el miedo que infunden Los Zetas, organización criminal responsable de numerosos actos de violencia contra las personas migrantes en México.

Un camino desde los prostíbulos de Tapachula (sur de México), donde la trata de personas con fines de explotación sexual es una realidad palpable, a los ejidos de Sonora del norte mexicano, controlados por los cárteles del narcotráfico. “María en tierra de nadie” nos habla de las migrantes indocumentadas, a través de las experiencias de mujeres secuestradas por Los Zetas, víctimas de la trata de personas o mutiladas en el camino. La organización Amnistía Internacional, en un reciente informe, estimaba que el 60% de las mujeres indocumentadas sufren algún tipo de agresión sexual en ese viaje.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos de México reveló en su informe de 2009 que 10.000 personas indocumentadas habrían sido secuestradas en los seis meses que se alargó la recogida de datos para el informe, principalmente por Los Zetas, según informa Amecopress. Abundan las denuncias de abusos y asaltos por parte de grupos policiales sobre los migrantes. “No he conocido a un migrante que no haya sido asaltado en ese camino por un policía local, judicial o estatal, incluso por soldados de la zona fronteriza, y en todos los casos, saben que nunca lo van a denunciar”, afirmaba el fotógrafo Edu Ponces a la agencia EFE.

En la reciente presentación de sus trabajos en España, los autores señalaban el punto caliente que es el istmo de Tehuguantepec, que comprende los estados mexicanos de Chiapas, Tabasco y Oaxaca, y al punto conocido como La Arrocera, como los lugares donde la vulnerabilidad y el riesgo son más altos. Después de atravesar esa zona, el peligro continúa.

Los autores afirman a EFE que Los Zetas “tienen bajo su control toda la zona atlántica mexicana”. A este grupo criminal llamado Los Zetas se le atribuye la matanza de Tamaulipas, en la que fueron asesinados 72 emigrantes en el pasado mes de agosto. Los asaltos y secuestros son continuos en todo el recorrido. El objetivo de los secuestradores es llevar a los migrantes a cárceles clandestinas y exigir un rescate a sus familiares residentes en Estados Unidos. Quieren el dinero destinado al ‘coyote’. El coyote es la persona que se enriquece con el tráfico de personas, facilitando, a cambio de dinero, la entrada de los migrantes en los Estados Unidos. “Ese coyote les cuesta a los familiares unos dos mil dólares”, explica Edu Ponces. “Si no pueden pagar, entonces, un miembro de Los Zetas, conocido como ‘el carnicero’ se encarga de matarlos, cortarlos en pedazos, meterles en un barril y encenderlo”, explica Ponces.


Para los reporteros, el nivel de violencia alcanza la dimensión de ‘crisis humanitaria’ en toda regla, pues son miles los crímenes, “con la pasividad absoluta de las altas estructuras del Estado”. Este amplio y ambicioso proyecto en el que se enmarca “María en tierra de nadie” nos vuelve a llamar la atención sobre una realidad que sucede en estos momentos, que no fue ni terminó sino que nos muestra en su alcance más trágico cómo es el viaje entre el Sur y el Norte, el viaje de las esperanzas del migrante que decide probar suerte y tratar de escapar de la pobreza en busca de los cantos de sirena que llegan desde los países más enriquecidos. La cámara (y los ojos) de Marcela Zamora miran hacia esta cara de la realidad, no son los únicos, pero igual son pocos.

Publica un comentari a l'entrada
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...