10/4/16

"El país de donde vengo" de Francisco Andrés Escobar

 "El país de donde vengo" de Francisco Andrés Escobar ofrece un mural estampas, crónicas y relatos de El Salvador, que a cada quien recordará aquella niñez que alguna vez se vivía entre la inocencia y los fragores de un país cada vez más lejano. En este libro el autor expresa el entrañable amor por el suelo que lo vio nacer.

Así “El país de donde vengo” es el relato de la infancia en el terruño de Paco Escobar. Estas crónicas que aparecieron, en su mayoría, en diferentes tirajes de La Prensa Gráfica son el testimonio del entrañable amor del escritor por el suelo que lo vio nacer. En estos relatos, se remonta a los recuerdos de su niñez en un pueblito de El Salvador.

El protagonista, es decir, el nieto de la mama Tula, recuerda la triste partida hacia el otro mundo de su amadísima abuela, quien lo acogió en su seno a la muerte de su única hija. Su abuela, mujer viuda, de temple y mujer de un solo hombre, arrebató al nieto cuando por la tozudez de su yerno, muere su hija en el parto. Ella había presentido una desgracia en el embarazo por lo que pidió al yerno que le permitiera llevar a su hija a un lugar de máxima atención para evitar cualquier desgracia. Sin embargo, él no atendió su ruego y la joven esposa fue atendida por parteras que no pudieron hacer nada ante el parto difícil. El resultado: la madre muere y sobrevive el niño. A partir de ese momento, el nieto es arrebatado por su abuela, para criarlo ella misma.

Así, desde los primeros recuerdos del protagonista la vida transcurrirá en el pueblo. En las crónicas desfilarán todos los personajes: desde el Alcalde, las familias distinguidas del pueblo, los amigos de infancia del protagonista, y de la familia, los demás protegidos e hijos adoptivos de la abuela, hasta los marginados y prostitutas. Estas croniquillas, como las llama el autor, serán un fiel testimonio de las celebraciones religiosas dedicadas al Corazón de Jesús, La Virgen de Guadalupe, el Cristo Negro y la romería a Esquipulas, la celebración del Miércoles de Ceniza y otras actividades religiosas.

Los desfiles del 15 de septiembre con toda la pompa y la chismografía del pueblo, nos dan la puntada humorística; la llegada del circo al pueblo, las veladas escolares y otros acontecimientos más. En cuanto a lo social, a través de las personas que tienen ingreso al Casino, se advierte la estratificación: los del casino, las familias conocidas, el pueblerío, y la indiada. En síntesis, la obra tiene como punto medular la historia de dos amores incondicionales de abuela y nieto en el marco de una sociedad de la primera mitad del siglo XX.

-------------

Francisco Andrés Escobar nace el 10 de octubre de 1942 en Cuscatlán y muere en 2010. Se graduó como Trabajador Social, carrera que fue complementada en un proyecto de la OEA, en 1967. Así mismo, se desempeñó como profesor y Jefe del Departamento de Estudios de la Escuela de Trabajo Social de El Salvador. Luego, laboró como profesor de literatura en el Colegio de El Externado San José. Por aquel entonces, también cursaba su licenciatura en Ciencias Políticas en la Universidad Centroamericana “José Simeón Cañas” (1974-1977).

Paco Escobar, cultivó el oficio de actor interpretando obras de autores salvadoreños, centroamericanos y universales. Al mismo tiempo, fue director de teatro, incluyendo obras suyas como “Un tal Ignacio (San Salvador, 1993- 1994, dedicada a la vida del célebre y bien recordado rector de la UCA, Ignacio Ellacuría) y “De la sal y de la rosa” (que trata de la vida de la poeta salvadoreña Claudia Lars, en 1994). Gran parte de la producción literaria, periodística, poética y ensayística de Francisco Escobar, se encuentra diseminada en el Diario Latino, La Prensa Gráfica, Semana, Taller de Letras de la UCA, Orientación, Siete días, Estudios Centroamericanos (ECA), formando parte del consejo de redacción de la misma.

Entre sus obras publicadas se encuentran: “Andante cantabile” (cuentos), “Una historia de pájaros y niebla”, “Petición y ofrenda” (poesía), “Ofertorio” (poesía), “Solamente una vez” y “El país de donde vengo “, compilación de algunas de su crónicas personales aparecidas en la Prensa gráfica, entre otras. Entre los reconocimientos recibidos, se puede mencionar que fue galardonado en 1995, con el Premio Nacional de Cultura; fue designado como miembro de la Academia Salvadoreña de la Lengua y en el 2004, La Cámara Salvadoreña del Libro le otorgó un reconocimiento en el marco de las celebraciones del Día Mundial del Libro y de los Derechos de autor.
Publica un comentari a l'entrada
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...