30/6/13

Nace la Fundación Camilo Minero


Camilo Minero dejó huella en la pictórica nacional, estableció parámetros de creación artística, pero sobre todo no se desligó del calor social, de ese que le brindó la inspiración permanente; fue pintor de amarillos y rostros salvadoreños, trazos visibles y dibujo limpio, creador de arte y restaurador de injusticias sociales.

Ahora acaba de nacer la Fundación Camilo Minero un espacio donde se muestra su vida, obra y actividades que se realizan para divulgar el arte y cultivar la semilla que Camilo Minero sembró con su pincel.

Camilo Minero nació el 11 de noviembre de 1917 en Analco, hoy barrio San Sebastián, Zacatecoluca, Departamento de La Paz, El Salvador, y murió el 6 de mayo 2005, en San Salvador.

El deseo de pintar en Camilo Minero surge a temprana edad. Su padre fue un carpintero tallador, él mismo hacía los dibujos para sus construcciones de casas, y al mismo tiempo realizaban preciosos diseños de carrozas y carros de diferentes estilos para la procesión del "Niño de Atocha" que de 1917 a 1930 se veneraba con toda pompa en Analco.

A los 14 años, Camilo miraba a Antonio Pineda Coto dibujar caricaturas y copiar los dibujos de las tarjetas que salían en cajetillas de cigarros o estampas de santos y vírgenes; ambos se convertirían en amigos y compañeros en el mundo del arte. Camilo Minero admiraba a Pineda Coto desde que lo veía modelando muñecos de barro, en la escuela que dirigía don Damián Osorio, en Analco. Camilo captó esa formidable inquietud artística que se ahondaba cada día, cuando veía dibujar a este muchacho artista zacatecoluquense.

Camilo Minero ingresó al taller del pintor y escultor, Marcelino Carballo (maestro de los pintores Pascasio González, Carlos Alberto Imery y de otros), por instancias de Pineda Coto, quién siendo ya discípulo de Carballo interesó a Camilo Minero y este habló con su padre, para que hablase con el maestro Carballo y lo admitiese en el taller. Su mayor deseo era aprender el oficio de pintor y escultor. En este taller permanecieron casi cuatro años.

Siempre con la quijotada de ser artista y conocer nuevos horizontes, Pineda Coto y Camilo Minero partieron a San Salvador, en donde despertaban los primeros talleres de pintura y escultura en el país. En San Salvador funcionaba de manera oficial desde 1913 la Escuela Nacional de Artes Gráficas, dirigida por Carlos Alberto Imery, y en donde Camilo Minero estudió dibujo, en ese período además trabajó como escenógrafo en el Teatro Nacional, siempre con la aspiración de destacarse como artista.

De 1957 a 1960 estuvo becado en México, D.F. por el gobierno salvadoreño, donde realizó estudios de pintura con el maestro Gutiérrez en el Instituto Politécnico Nacional y de grabado en el Taller de Gráfica Popular.

Su pintura se caracteriza por ser de expresión social, aun en los temas indigenistas y arqueológicos, simboliza la inquietud permanente de superarse que debe poseer el ser humano, de salir algún día de la ignorancia, de luchar por ser hombre en el verdadero sentido de la palabra.

Durante su carrera artística desarrolló diferentes temas, no obstante el que más se mantuvo fue el tema de la infancia. Otra de las características de su pintura, es que a partir de la década de 1970, aproximadamente, pintó solo en tonalidades amarillas y con una composición geométrica visible que posteriormente adoptó en todas sus obras.

Camilo Minero utilizó técnicas como acuarela, óleo, tinta china, grabado, y otras, pero también creó las suyas, innovando con la combinación y utilización de materiales, una de ellas es el impasto.


La obra de Camilo Minero ha sido discutida por pintores y poetas, tanto en el colorido como en la composición, también el sentido social plasmado en sus cuadros. Dicha innovación fue producto de mucho estudio de la historia del arte, de grandes maestros e interminable práctica. Camilo Minero tuvo una fuerte y destacada participación en la organización social de los pintores, fue uno de los fundadores de la "Sociedad de Pintores Jóvenes de El Salvador" y de los "Pintores Independientes"(1947).

Fue Secretario y Presidente del JARDIN DEL ARTE (1972 – 1973) cuyo objetivo era acercar el arte a la población, por lo que dibujaban y realizaban exposiciones al aire libre en los alrededores del Parque Cuscatlán; Tesorero de la Unión General de Autores y Artistas de El Salvador "UGAASAL"; Socio-Fundador de CASA DEL ARTE (1966- 1973), con la finalidad de abrir espacios culturales para la promoción de los artistas y miembro activo de la Asociación de Artistas Plásticos de El Salvador (ADAPES).

Además, Camilo Minero escribió por muchos año temas relacionados al arte en el Suplemento Tres Mil de Diario Colatino y en las publicaciones “Rumbo Revolucionario”, “El Periodista”.

+ información en Camilo Minero, muralista salvadoreño

Publica un comentari a l'entrada
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...